jueves, enero 17, 2013

Mirar al cielo

Cuando a ras del suelo la realidad se torna insufrible,
por suerte aún nos queda una opción
levantar la vista
y mirar al cielo.



Pero date prisa por si acaso
no vaya ser que pronto te cobren un euro por hacerlo
o de las nubes hagan envoltorio
para la última campaña de publicidad

6 comentarios:

Inma dijo...

Sobre las seis de la tarde he podido ver un cielo maravilloso. El fondo: Sierra Nevada, el sol por el oeste que se ponía y la nieve se tornaba rosada...Luego he llegado a casa y me han pegado una bofetada informativa...Estoy con La Sexta...
No dejaremos de ver lo bueno, aunque nos amarguen algunos momentos.
Saludos

Anónimo dijo...

Sí, siempre nos quedará poder mirar al cielo, pero quizás la contaminación nos lo impida... ¿Qué hacer,entonces ? Knock knock knoking on heaven´s
door . A ver si alguien escucha, socorro ! larser

Blue dijo...

¿Sugieres que hay que escapar por aire?
;-)
Bonita foto.
Saludos.

Il Gatopando dijo...

En efecto, larser, en Pekín por ejemplo ya han aprendido a tararear a Dylan. Por cierto, para cielos contamindos el que describe la magnífica, y escalofriante, novela de Cormac McCarthy, La carretera.

Y, sí, Blue (Sky), por si acaso yo ya me he apuntado a un curso de levitación. Me ha costado, no creas, porque apenas quedaban ya plazas.


Carlos Ballester dijo...

Surgieron por millares de cada rincón de la Piel de Toro; portaban largas mangueras y tuberías -por las que inyectaron grandes cantidades de un nuevo remedio llamado Euro- también acudían con andamiajes, así como con grúas, planos, consejeros, publicistas, bancos, arquitectos, cemento, cuñados, tertulianos, aeropuertos, peritos, alcaldes, concejales, presidentes, advenedizos reales, tonadilleras, lameculos, y muchos titiriteros y pasacalles, para mayor solaz y regocijo de un pueblo que decíase Feliz.

Y se levantaron el País entero. Literal. Como el mar empaquetado que se llevaron los americanos en el realismo mágico de García Márquez.

Y ahora nos dicen y aseguran que ellos mismos -los mismos- sabrán cómo arreglar la ruina del Toro (Bull...shit!)

Cleptolandia es mi país, y podemos ponerle a tan bonito nombre música navideña de grandes almacenes de corte británico, mejor en inglés:

"Cleptoland, Cleptoland ... it's time for Christmast Sale ... Get the country for a dime,...and give me some spare ... "

Carlos Ballester dijo...

... notarios, registradores, deportistas...

(me gustaría enriquecer la lista anterior con vuestras aportaciones; el texto anterior está abierto a vuestra participación y concurso)
Concienciar y hacer red, es lo que toca. Salud