martes, febrero 05, 2013

El día después

Una impresión inequívoca -producto, quizás, del eco distante de campanas o del ángulo en el desplazamiento de la luna- de hallarse en el día después,


junto a la incertidumbre de no saber a ciencia cierta, de no hallarse en condiciones de calcular cuánto tiempo habrá aún de pasar, ni qué suerte de males acaecerán, antes de que por fin amanezca.


4 comentarios:

Inma dijo...

El día después de una tormenta perfecta; el día después de cualquier vida insignificante, pero que puede hacer cambiar el rumbo de las cosas...
Cordial saludo

Carlos Ballester dijo...

“¿Cómo explica que algunas partidas de esos documentos sí coincidan con la realidad?”, preguntaron. “Todo lo que se refiere a mí y a mis compañeros de partido no es cierto. Salvo alguna cosa que es lo que han publicado algunos medios de comunicación. Dicho de otra manera, es total y absolutamente falso”, remató. (Rueda de prensa junto a Angela Merkel)
Y no añadió ni un !VIVA EL VINO¡ y se quedó tan agusto...

http://politica.elpais.com/politica/2013/02/04/actualidad/1359990966_366780.html

Blue dijo...

Lo único que está en su sitio es la naturaleza.
Saludos.

NADIE dijo...

Magnífico texto. Uno, que desgraciadamente tiende a lo barroco, siempre ha admirado a aquellos que son capaces de decir tanto con tan pocas palabras.