domingo, junio 30, 2013

En busca de la banda sonora de hoy

¿Dónde están, quiénes son los portavoces musicales que captan y transmiten el sentir, la realidad, las circunstancias, frustraciones y anhelos de una juventud que se encuentra hoy frente a la encrucijada? ¿Cuál es la banda sonora que plasma el espíritu de libertad al que aún hoy se invoca desde algunas de nuestras calles y plazas o que conecta con las inquietudes tan difusas como reales que buscan un cauce de expresión en las calles y plazas de otros países que están en la mente de todos?

¿Alguien lo sabe? ¿Soy yo quien no me entero o será que tal cosa no existe? En tal caso, ¿se puede permitir hoy la juventud prescindir del poder catártico de la música como amplificador y cauce de expresión de sus tribulaciones? ¿Una juventud con un futuro tan incierto y precario se puede permitir semejante lujo?

¿Será que el mercado no deja ningún hueco? ¿Será que la música, fagocitada por el sistema, ha renunciado definitivamente a lo que un día no muy lejano fue su razón de ser? ¿Será que la credibilidad es hoy una quimera o un anacronismo?

¿Será que está todo tan atomizado que no cabe ya aspirar a que suenen canciones en las que la gente que no se conforma se reconozca?

Me preocupa.



En ello pensaba mientras escuchaba a Boards of Canada, la base sobre la que he edificado mi banda sonora durante este mes de junio.

7 comentarios:

Rafa él dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Rafa él dijo...

He olvidado decir que el vídeo, es el modelo que a mí me gusta; tanto en la imagen, como en el tema musical: Sencillamente magnífico.

NADIE dijo...

Tema complicado. La industria musical juvenil siempre ha sido muy conservadora, aunque parezca mentira. Y el público, más. Todavía recuerdo las caras de mis compañeros de escuela cuando les di a probar no ya Derribos Arias o Parálisis, sino incluso Radio Futura. Si a lo que nos estamos refiriendo es a algo parecido a Kortatu o Negu Gorriak, seguramente ya existe, pero en círculos tan reducidos como, de hecho, siempre fue, salvo exceciones.

NADIE dijo...

Y, por otra parte, uno que, por motivos profesionales, tiene contacto directo con adolescentes, no deja de constatar el nulo interés que tienen, en general, por la creación musical. Algo muy diferente a mi generación, en la que hasta el más idiota llegó a pertenecer en algún momento a alguna banda.

NADIE dijo...

Me da que no ha quedado registrado mi anterior comentario. Por si las moscas, allá va. Simplemente comentaba que la industria musical juvenil siempre ha sido de lo más conservadora. De ahí que en épocas tan transgresoras como los ochenta, gran parte de la transgresión consistía precisamente en aquel eslogan punk "si la industria pasa de ti, háztelo tú mismo". También el aborregamiento del público cuenta. Recuerdo vivamente el desconcierto de mis colegas de curso el día que me dio por ponerles música de Derribos Arias, Parálisis Permanente o incluso Radio Futura. Por otra parte, si a lo que se refiere es a grupos tipo Kortatu o Negu Gorriak, seguro que ya existen, obviamente en circuitos marginales (esto no son los ochenta).

Il Gatopando dijo...

Vaya, Rafa él, al tratar de coger el enlace que adjuntabas he borrado tu primer comentario sin querer.

Y, sí, Nadie, me produce perplejidad que tras la explosión que supuso el 15M y hacerse evidente el sustrato de descontento que hoy existe en este país ello no haya tenido reflejo a través de alguna propuesta musical con enjundia. Sin llegar a lanzar las campanas al vuelo algo ha habido en cine y en literatura pero la música -a excepción del hip hop, que permaenece sumido en un gueto- parece haber demostrado una gran dureza de oído para conectar con la calle.

Rafa él dijo...

Vaya Gatopando... ¡Nada importante! Si recordase el comentario, o pondría de nuevo... Espero no obstante, que el enlace te permitiese ver el "examen" de música. Si no fue así, aquí ve de nuevo (aunque se aparte un poco (tal vez) de tu post.
http://kraben.tumblr.com/post/54420019806/finofilipino-no-entiendo-por-que-le-han

Doble saludo naturaro