sábado, septiembre 21, 2013

Esperando al tren

Estación de cercanías de Sol.

Jueves: 19,30.

En la porción de andén en el que me ubico para esperar al tren hay siete personas sentadas. Cinco de ellas permanecen absortas en las pantallitas de sus teléfonos móviles, alguna manipula al mismo tiempo su teclado. Una lee un libro. Otra contempla el panorama.

Mientras el tren llegaba, me preguntaba: ¿cuál hubiera sido la actitud de las cinco personas absortas en sus móviles de haberse encontrado en idéntica situación hace diez años?

5 comentarios:

NADIE dijo...

Pues yo me sé de uno que le hubiera roto la estadística, porque en su constante moverse entre túneles, no solo trastea el móvil, sino que lee algunos versos -así como el diario del vecino-, contempla el panorama -otros seres somnolientos, carteristas y alguna chica mona- e incluso en algunos momentos se permite una cabezadita reparadora. Lástima que este espécimen no suela garbear por Madrid. Un cordial saludo.

Blue dijo...

Quizás fuera el revés: cinco leerían un libro y una estará al teléfono. El "contemplador" permanecería.
;-)
Saludos.

Anónimo dijo...

Puede que como emigrantes del campo a la ciudad en ese tiempo estuvieran más preocupados de los animales que de los artilugios. A eso se le llama evolución.

Anónimo dijo...

No es Sol, es Nuevos Ministerios.

Il Gatopando dijo...

Sí, Anónimo, es Nuevos Ministerios. Nadie ha dicho que fuera Sol. La foto ilustra el texto, no lo retrata.