jueves, octubre 24, 2013

Angela y Marine

No sé a vosotros, a mí me resulta llamativo que las dos figuras probablemente más significativas de la política europea, esto es aquella que representa la estabilidad y la autoridad en el continente y aquella otra que, hoy por hoy, encarna la mayor amenaza a dicha estabilidad, sean mujeres.












Hace solo unos años algo así hubiera sido impensable o, cuando menos, improbable.

A veces me pregunto si los vertiginosos cambios que hoy padecemos o experimentamos no serán de mayor alcance de lo que tendemos a pensar.

Otras veces me pregunto qué pensaríamos si en lugar de por una mujer de aspecto más bien inofensivo Alemania estuviera gobernada por, digamos, un hombre que poseyera los ademanes propios de un Jose María Aznar natural de Baviera o de Sajonia.

Y aún hay también ocasiones en que me pregunto si el hecho de que la principal representante de la ultraderecha en Europa sea una mujer no contribuirá, a ojos de mucha gente, a hacer un poco más digerible dicha opción política.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y qué más da, hombre o mujer?

¿Hasta cuándo va ser la diferencia masculino-femenino condicionante a las personas más allá
del proceso de su reproducción?



Rafa él dijo...

Llevas toda la razón, amigo. Si existiese un Aznar alemán, sería bien distinto el trato que se tiene con la Merkel. Mucho peor en el caso de la ultraderechista (¿existe la derecha...?, creo que no... más bien el centro descafeinado: el resto van disfrazados de demócratas conservadores, pero son de derechas tirando hacia la derecha más derecha, rancia y casposa... pero es otro tema), francesa: no tengo duda (y no me decanto ni por el machismo, ni feminismo ni ningún ismo...)que el trato sería bien distinto de ser un hombre, por la sencilla razón que ante la mujer, tendemos a mostrarnos más condescendientes, digamos por el propio sistema evolutivo humano, que nadie comprende bien aún.

Creo que al cambio de sistema al que estamos abocados, no nos va a gusta a nadie; sobre todo a las clases media y bajas: buscan alienar (desde la educación, que es lo más fácil para ellos con sus reformas) al sujeto hasta convertirlo en imbécil para que sea un esclavo analfabeto y lleven ellos (los criminales financieros, los Gobiernos autoritarios...) las riendas del presente, pues a ellos el futuro no les importa demasiado.

Raroabrazo.

Il Gatopando dijo...

A lo mejor soy un ingenuo, Anónimo, pero yo siempre pensé que a medida que las mujeres alcanzaran mayores cotas de poder político se produciría una transformación al impregnar con su sensibilidad las relaciones de autoridad. Ahora -con el caso Le Pen, por ejemplo- ya no lo tengo tan claro. De hecho, como señalo, me parece un peligro el que contribuya a hacer los postulados ultraderechistas un poquito más digeribles -¿se imagina alguien al fhürer encarnado por una mujer?-

Y sí, desde una perspectiva histórica la relación entre género y poder está muy viva. Basta pensar en el cambio que supondrá cuando España -o Italia- cuente con una jefa de gobierno. Algo parecido a lo que Obama ha supuesto para la mentalidad en EEUU.

Y claro, Rafa él, la educación será cada vez un coto más exclusivo. Justo lo que necesita una democracia plena para su funcionamiento: mayores cotas de ignorancia. Nos llevan de cabeza a un siglo XIX con I-phones y videoconsolas. A mí me da miedo.

Raroabrazo

Blue dijo...

Bueno, ya tuvimos a "la Tatcher" de la que se decía que se manejaba con mano de hierro o como un hombre.
Quizás tengamos arraigada esa idea feminista de que la maldad es cosa de hombres y las mujeres somos seres de luz incapaces de hacer el mal, y yo creo que no.
Y respecto a los ejemplos concretos que pones, no creo que Le Pen esté subiendo porque parezca "buena", sino porque la gente ya se cansó de los que lo parecen pero no lo son.

Saludos.

Loam Bart dijo...

Pues a mí tu comentario me parece muy sagaz, pertinente y acertado. Somos más vulnerables a las apariencias de lo que pensamos, y está bien que haya miradas analíticas que nos lo recuerden cuando es necesario.

Salud!

Fr marlin dijo...

El articulo es bastante parcial y ridiculo, decir que Merkel representa "la estabilidad" y Le Pen "amenaza la estabilidad" es querer manipular a la gente, Merkel lo que representa es el regreso al pasado, a los tiempo en los que Alemania dominaba el continente, y Le Pen, que no es politicamente correcta y con quien discrepo mucho en ciertos temas, defiende la independencia de cada pais

Il Gatopando dijo...

¿La independencia de cada país?, ¿no será la de suyo?, ¿o usted cree que a Le Pen le importa algo la independencia de Finlandia o de Portugal? Un partido fascista-populista es incapaz de mirar más allá de su propio ombligo, ¿o es que aún no conoce la historia europea?

En cuanto a la estabilidad, le gustará más o menos -¿acaso cree que a mí me gusta el diktat alemán?- pero sin el aval de Merkel hoy serían muchos, entre ellos España, no lo dude, los países europeos que se hallarían técnicamente en bancarrota -y recuerde que nadie nos puso una pistola en la sien para endeudarnos como lo hicimos-, algo que casa mal con la estabilidad.

Por cierto, "parcial y ridículo" me parece una excelente forma de calificar su comentario.