lunes, septiembre 08, 2014

Mario y Luigi se enfadan


MARIO: Vamos, Luigi, que nos esperan para una nueva aventura.
LUIGI: Que esperen.
MARIO: ¿Eh?
LUIGI: Que no sé si quiero ir.
MARIO: ¿Y eso?
LUIGI: Que me he cansado de obedecer a todo el mundo, ¿sabes?, de ser teledirigido por un botón, de hacer en todo momento lo que quiere que haga el jugador de turno que lo mismo es capaz que un inútil, o un cretino. Eso, por no hablar del pastón que hemos reportado a nuestros creadores y del que no hemos visto un duro.
MARIO: Pero Luigi, piensa que somos mundialmente famosos gracias a ellos. Habitamos la imaginación de millones de niños.
LUIGI: ¿Y para que me sirve la fama si soy esclavo de ella?
MARIO: ¿A qué te refieres?
LUIGI: A que no somos dueños de nuestros actos, que estamos siendo utilizados, que no somos libres, Mario, !a eso me refiero!
MARIO: ¿Libres, dueños de qué...?, ¿de qué queremos ser dueños?
LUIGI: Sabía que no me entenderías. No sé ni para qué me molesto.
MARIO: Luigi, la verdad es que desde que te ha dado por leer dices unas cosas mega raras. Antes no eras así. Como sigas en plan negativo no sé lo que va a pasar... ¿Vienes o no?
LUIGI: Que te den.

2 comentarios:

Blue dijo...

Jajaja ¿Será que al final la lectura los separará sin remedio?

Saludos.

NADIE dijo...

Menos mal que es Henry James. Por un momento había llegado a pensar que se trataba del "Manual del buen emprendedor"...