martes, noviembre 11, 2014

lo mejor de ti

Pero bueno, ¿no habíamos quedado en que lo mejor de ti estaba aún por llegar?



But hadn't we agreed upon that the best from you was yet to come?





Despiertas un día, te has quedado solo
A partir de ahora estás contigo
Las arenas del tiempo disminuyen
No tendrás nada que ofrecer
Los meses se suceden y cambian a años
Pronto la penumbra del crepúsculo asoma
Y entonces un día antes de que te des cuenta
No tendrás nada que ofrecer

¿Qué quedó de aquel sueño de tu juventud? 

5 comentarios:

Blue dijo...

Tengo un amigo que siempre dice lo mismo, que lo mejor todavía está por venir. A mi me anima mucho, pero me cuesta tanto creerlo...
La ilusión es un potente motor, pero cuando uno tiene la sensación de que ya hizo casi todo, y el miedo de no encontrar más adelante energías para ilusionarse aunque sea por nada, todo se viene abajo.
No problem. Será el otoño que vino del golpe, jaja.
Saludos.

Il Gatopando dijo...

Sí, Blue, estoy tentado -a lo mejor como propósito para el próximo año- de contabilizar cada día que siento lo mismo que tu amigo y cada día que me siento "otoñal", a fin de establecer la correlación entre unos y otros.

Hoy por hoy no sabría decir cuál de las dos tendencias es más determinante en mi vida.

Lo que sí sé es que en los tiempos en que escuchaba la canción la primera opción ganaba por semejante goleada que ni me lo planteaba.

Saludos.

Rafa él dijo...

Yo no creo que lo mejor esté por venir, o lo peor... creo que lo mejor es vivir el presente pues es lo único de cierto que tenemos; el resto (importantísimo), no es otra cosa que el recuerdo, o la memoria: vital para vivir el día a día. Sin ello seríamos como plantas.
La música, magnífica... me hace sentir que no soy (aún) un vegetal.


Raroabarazo

Il Gatopando dijo...

Vivir el momento presente, Rafa él, es una aspiración; sucede que se me olvida a cada rato.

Voy a escuchar la canción una vez más antes de dormir. Últimamente tengo muy raros sueños. Así es que:

Raras noches

NADIE dijo...

La experiencia me ha enseñado que la sensación de armonía con uno mismo y el resto del universo es inversamente proporcional a los trayectos en metro realizados al cabo del día. Desgraciadamente, en los últimos tiempos viajo demasiado en metro. Dijo el poeta que "cualquiere tiempo passado fue mejor". Tal vez tuviera razón...