jueves, enero 14, 2016

El poder blando de David Bowie

Al igual que otros grandes artistas musicales, David Bowie ha sido, es y será por mucho tiempo un potentísimo ingrediente de la muy reconocida e influyente "marca Gran Bretaña".


El pop-rock británico ha sido, es y seguirá siendo un poderoso instrumento de poder blando, además de una inagotable fuente de divisas como en su día reconoció alguien tan poco sospechoso de postureos y veleidades modernas como Margaret Thatcher -para la posteridad quedó fijada su visita a los estudios de Abbey Road-.


En la génesis y el desarrollo del pop-rock británico han jugado un papel fundamental las escuelas de arte (Art Schools), viveros creativos de donde han surgido infinidad de grupos y de artistas que acabaron obteniendo un reconocimiento a escala mundial.

¿Alguien se anima a explicárselo a los miembros de nuestro gobierno en funciones, por ejemplo a la ministra de Trabajo, la que venera a la Virgen del Rocío, o al de Exteriores, ése que se llena la boca con una "marca España" repleta de tópicos, por si les da por replantearse la progresiva marginación a la que han sometido a las artes en los planes de estudio?

A quien se anima le deseo, de corazón, toda la suerte -y la paciencia- del mundo.

8 comentarios:

NADIE dijo...

A tenor de lo leído en algunas páginas de "Chavs" o en algunas entrevistas a Owen Jones, me da que lo del rock y el pop en Gran Bretaña ya no es lo que era, al menos desde un punto de vista social e ideológico, circunstancia que, de hecho explicaría las bobadas lacrimógenas de algunos miembros del Gobierno británico leídas esta última semana al respecto de la muerte de Bowie (no, si ahora resultará que todos iban disfrazados de Ziggy Stardust por el campus). Claro que siempre es más soportable un poquito de hipocresía que no un Gobierno, como el de aquí, emperrado en un proyecto de anestesia e inanición cultural masiva. Un cordial saludo.

PD: Tiene bemoles la foto de Margaret on the Guillotine frente a la batería de Ringo, la misma Maggie que siempre que pudo, vituperó aquellos en su opinión "ñoños años sesenta".

NADIE dijo...

Por otra parte, lo del poder blando que usted comenta, es algo que siempre ha sobrevolado -igual que a las demás formas de cultura- a la música rock, cuyo perfil inequívocamente transgresor (no solo de convenciones sociales o sexuales, sino en muchos casos incluso políticas), siempre se ha visto enturbiado y condicionado por el peso de las grandes corporaciones que se hacían de oro con las ventas. ¿Qué hacer, entonces? Yo, desde luego, me veo incapaz de renunciar a Bowie.

Il Gatopando dijo...

La perspectiva que plantea, Nadie, toca unos cuantos asuntos delicados. Al establishment británico no le costó comprender el potencial que el pop-rock tenía para sus intereses, de ahí la temprana concesión de la medalla del Imperio Británico a los Beatles que en su día fue contestada y repudiada por los sectores más antiguos del mismo. No tengo clara la actitud de los miembros actuales del gobierno británico en el plano personal, más allá de leer el tweet que David Cameron dedicó a Bowie pero seguro que son conscientes del activo que aún hoy representa -aunque de capa un tanto caída- para la imagen de aquel país.

Y, sí, el pop-rock ya no es lo que era -nada lo es-. Su espíritu transgresor fue una y otra vez fagocitado por el mundo corporativo. Por mi parte disfruto -y me admiro- cuando reviso imágenes de los festivales de Woodstock o de la Isla de Wight sin un solo logo a la vista pero también me producen melancolía. Mixed feelings, que diría aquel.

Un cordial saludo.

No sabía que David Jones teorizaba sobre estos asuntos.

Il Gatopando dijo...

Owen Jones, quería decir. Tenía a Bowie en el subconsciente, supongo.

Il Gatopando dijo...

Y es que David Jones creo que es el nombre auténtico de David Bowie.

NADIE dijo...

Sí, David Robert Jones, concretamente. Respecto al otro Jones, en uno de los capítulos de "Chavs" analiza la apropiación en favor de las clases medias británicas del fútbol y el rock, genuinas formas culturales de la clase trabajadora. Si bien dedica más extensión a la primera (análisis del interesado tratamiento mediático y gubernamental -otra vez Maggie- de la tragedia de Hillborough, creación de la marca comercial Premier League), al respecto de la segunda, menciona la paulatina desaparición de las listas de grupos con origen en la clase trabajadora (el último de ellos, Oasis), con todo lo que supone de plasmación de otros valores a través de las canciones.

larser 1 dijo...

Sí, David Jones es David Bowie, Duncan Jones es su hijo, director de cine. Su mujer es Imán, top model bellísima. En
fin, todo eso se lee en la Wikipedia, supongo. Pero dejándonos de disquisiciones filosóficas o metafísicas, con los pies en el duro suelo, admitamos que David Bowie fué y seguirá siendo, un fenómeno internacional de la música, de la imagen, de la cultura underground, una estrella global sin lugar a dudas. En los años 6o fué Brigitte Bardot la primera que arrasó con la entrada de divisas en Francia. Luego arrasaron los Beatles y así fueron favoreciendo a sus países de origen unos cuantos más.
Pero no hay ninguna duda de que el carisma, la creatividad, la osadía transgresora de Bowie ha marcado una Época brillante.
Y de " bobadas lacrimógenas" , nada de nada, NADIE. Puedo garantizarle que somos innumerables los que le lloramos muy
sinceramente. Bowie forever.

NADIE dijo...

Amigo larser 1, creo que no me ha entendido, de hecho le confieso que la melodía que suena en mi teléfono móvil no es otra que "Speed of life". Por "bobadas lacrimógenas" me refería a los tuits de algunos miembros del Gobierno británico que surgieron nada más conocerse la muerte del ARTISTA. Por cierto, esta es una de las respuestas que Cameron recibió en su twitter: "he (Bowie) represented everything you are trying to destroy. go fuck yourself, fascist. keep your phoney tributes to yourself". Un cordial saludo.