viernes, marzo 10, 2017

The Only Living Boy In New York

Tanto que hablamos en su día de Bob Dylan y de Leonard Cohen, tuve la impresión de que Paul Simon -otro gran folkie en sus orígenes, también de ascendencia judía- quedaba un poco injustamente relegado. Llegó el momento de la reparación.




El tema está dedicado a Art Garfunkel quien había viajado a México para rodar la película Catch-22, mientras Simon seguía escribiendo canciones con la sensación de ser "the only living boy in New York".

4 comentarios:

nadie dijo...

Una de esas joyas escondidas en los grandes álbumes que siempre queda fuera de las recopilaciones. Voy a volverla a disfrutar. Un cordial saludo.

Il Gatopando dijo...

!Exacto!
Saludo cordial

Anónimo dijo...

Yo creo que el motivo de no destacar Paul Simon tanto como Dylan y Cohen quizás se deba a que actuaba siempre con Garfunkel, en los comienzos, Ël solo, aún siendo el creador, no tuvo tanto gancho como en dúo. El contrapunto de la voz delicada e ingenua de Garfunkel daba una luz mágica al conjunto. Paul sin Arthur no tiene ese feeling que emociona,

Il Gatopando dijo...

Completamente de acuerdo, Anónimo. Suscribo tus palabras. Las armonías vocales distinguen a S&G. De hecho, a mí la carrera en solitario de Paul Simon -incluyendo el celebrado Graceland- me deja frío. Es un poco como si al separarse de Garfunkel hubiera perdido el "duende". Les pasó a otros grandes artistas que marcaron los años sesenta, que no pudieron dar continuidad a su genio en la década siguiente. Dicho lo cual, habrá que convenir que en los siete u ocho años que permanecieron juntos Paul Simon compuso tal cantidad de joyas, incluso con ese punto cursi que le sale a menudo, que aún hoy le dejan a uno boquiabierto.