sábado, agosto 10, 2013

La quiebra del capitalismo global 2000-2030

"Serán los límites energéticos, de recursos y ecológicos, y no la lucha de clases, los que doblen la columna vertebral a la lógica del capital. El crecimiento económico exponencial se revelará un fenómeno transitorio de la historia humana". Ésta es, en síntesis, la lógica que inspira el libro La quiebra del capitalismo global: 2000-2030, escrito por el activista social y miembro fundador de Ecologistas en Acción, Ramón Fernández Durán, quien previene de la crisis sistémica y de la ruptura del capitalismo global que traerá aparejadas el fin de la era de los combustibles fósiles.

La recomposición geopolítica resultante tras la fragmentación de la globalización, una vez se haga evidente que el modo de vida occidental es imposible de generalizar a todo el planeta, se traducirá en una creciente disputa por los recursos naturales entre los distintos mercados regionales planetarios, pero también dentro de los propios Estados a medida que el nivel de vida se reduce.

Las estructuras de poder se demostrarán impotentes ante la crisis de la sociedad industrial dada su incapacidad para tomar decisiones y adoptar políticas que, pese a beneficiar al conjunto de la sociedad, irían contra sus propios intereses e inercias. En su lugar tratan de intensificar las mismas políticas –véase ahora la promoción de la técnica de extracción de gas por la vía del fracking– en un empeño continuista que producirá un deterioro aún mayor de las condiciones de vida, institucionales y ambientales.


Si te interesa, puedes leer la reseña completa en el número de verano de espacioluke

2 comentarios:

Blue dijo...

No lo sé. Yo creo que todo está previsto, que los recursos naturales están ya repartidos para los próximos cincuenta años y no habrá ninguna disputa, al menos grande.
Saludos.

Rafa él dijo...

Me hace gracia el comentario de Blue... (sin acritud, claro está).
¿No habrá ninguna disputa, al menos grande...? ¿Cómo se puede saber eso...?
Lo que veo (y esto es fácil de saber), es que el hombre seguirá siendo un lobo para el hombre, y que el espacio de la tierra en la que vivimos (de momento el único lugar que conozco que podamos vivir), se verá mermado por la escasez de recurso de todo tipo, y como mayor problema, el crecimiento desproporcionado de la población mundial: Tarde o temprano, no habrá espacio ni forma humana para albergar, ¿cuántos millones de habitantes...? ¿Quince mil millones? ¿Veinte mil millones? ¿Treinta mil millones...? Por desgracia, creo que todo es cuestión de tiempo: nuestra especie (tal y como la conocemos) está condenada a extinguirse algún día... con el paso alguna nave tal vez, alguno podrá asirse y llegar lejos.

Saludos naturaros, y cordialísimos saludos.