martes, octubre 16, 2018

sábado, octubre 13, 2018

martes, octubre 09, 2018

pesimista / pessimist

Soy pesimista porque la única posibilidad de futuro para la democracia liberal pasa por más educación, -no confundir con formación para engrosar el mercado laboral.




I'm a pessimist because the only future for liberal democracy is more education, -not to be confused with training geared to join the job market. 

sábado, octubre 06, 2018

la palabra

Hubo un tiempo en que la palabra infundía respeto, más aún si era escrita porque entonces
equivalía a la verdad.




There was a time when words instilled respect, even more if written because then they meant truth.

miércoles, octubre 03, 2018

aguante


!Hasta que el cuerpo aguante!       (versión micro)

!Hasta que el planeta aguante!      (versión macro)

domingo, septiembre 30, 2018

Todos lo saben

En un país tan contaminado por el debate político, más bien por su sucedáneo, como el nuestro no deja de entrañar cierto riesgo opinar sobre el estreno de una película española -en realidad una coproducción hispano-franco-italiana aunque con marcado sabor patrio por la lengua empleada, la procedencia del reparto y su localización- con pretensiones. Es sabido que la industria del cine en nuestro país despierta ojeriza en un amplio y vociferante sector de la población que la asocia con la propagación de un discurso progresista que rechaza. No digamos si además está protagonizada por dos de sus figuras más emblemáticas las cuales no sólo consiguieron el éxito y obtuvieron los premios más renombrados en Hollywood sino que además conforman una pareja. Que la película esté escrita y dirigida por un prestigioso director iraní no dejará de resultar un detalle prescindible, casi una anécdota, para esa gente dispuesta a mostrar de raíz su animosidad hacia la película y sus protagonistas. Al desprecio hacia un sector industrial y cultural que ven como entrometido se uniría la envidia y las acusaciones de hipocresía hacia aquellos a quienes hemos visto envueltos en oropel sin renegar de su compromiso de izquierdas.

Por todo ello me cuesta pensar que sea una mera casualidad la elección de la trama de la película Todos lo saben, dirigida por Asghar Farhadi, y protagonizada por Penélope Cruz y Javier Bardem: el secuestro de una adolescente concebida in extremis por ambos antes de que sus trayectorias se separasen la cual cae víctima del resentimiento, la envidia y la codicia de algunos de sus paisanos. Coincidencia o no, la tentación de plasmar un paralelismo entre los hechos narrados en la película y las vivencias de sus dos grandes protagonistas, respaldados eso sí por un reparto con las mayores garantías, es grande: sus vecinos les hacen sufrir y pagar un altísimo precio a fin de salvaguardar lo que es más querido para ellos dos pero el doloroso trance sirve también para revelar lo que les une ya de forma indisoluble y que se ve reafirmado al estar aquel que cuenta con margen de maniobra dispuesto a asumir el alto precio exigido.

El amor exaltado, aunque sea por vía latente en el caso de los protagonistas si bien la película nos ofrece la oportunidad de paladearlo en clave de juerga a través de una pareja interpuesta -la boda de la hermana de la protagonista es la excusa que le trae a ella y a sus dos hijos, sin la compañía de su marido, desde la Argentina donde vive- y la envidia, son dos pasiones universales que encuentran un buen anclaje en nuestra sociedad. En un pueblo de tradición vinícola situado en la España profunda en esta ocasión, que sirve como microcosmos a esa constelación de resquemores y secretos, camuflados con mayor o menor éxito tras las apariencias, que afloran con fuerza ante un suceso grave que obliga a cada cual a posicionarse y a revelar así su auténtica naturaleza.

Farhadi ya demostró en sus anteriores películas, sobre todo en Nader y Simin, una separación pero también en El pasado, su maestría a la hora de dibujar personajes complejos, con múltiples capas, las cuales se van deshojando a medida que la creciente complejidad de la situación, siempre de naturaleza traumática -un divorcio en el caso de las dos películas mencionadas- lo exige. Es lo que también sucede en Todos lo saben, con la peculiaridad de que el striptease emocional viene esta vez motivado por un suceso con naturaleza de thriller y los personajes a desnudar son esta vez más numerosos. Porque caracterizada por una intrincada trama en clave noir, y pese al protagonismo de Cruz y Bardem, la de Afghani es una película coral, sustentada en un amplio y sólido reparto que lejos de servir solo como apoyo a aquellos dos dispone de suficientes resortes narrativos e interpretativos -sobre todo en los casos de Barbara Lennie, Eduard Fernández, Elvira Mínguez o Ramón Barea- para brillar con luz propia.


Ningún personaje es neutral en Todos lo saben, lo que aporta consistencia a la trama a medida que se va revelando su situación aunque alguna de las capas lleve a tensar la credulidad a medida que se va revelando lo que hay debajo de ellas. En ese sentido, quizás el personaje más forzado sea el del marido argentino de la protagonista, protagonizado por Ricardo Darín, que adquiere cuerpo en la segunda mitad de la película una vez regresa de su país ante el trágico suceso. Al igual que sus habitantes, la incrustación foránea en el pueblo también se ve lastrada por su pasado, el verdadero protagonista de las historias de Farhadi, aunque en su caso víctima de sí mismo y no tanto de las consecuencias de su trato con los otros, como les sucede a los demás.

Ante la decisión de un director de renombre mundial de venir a España a rodar con actores españoles resulta difícil no acordarse de la experiencia protagonizada en su día por Woody Allen, curiosamente con la misma pareja protagonista -en su caso complementada con la presencia de Scarlett Johanson, quizás con la intención de facilitar su comercialización en los países de habla no española-, si bien Farhadi ya ha expresado que no tiene especial interés en seguir rodando en otros países -El pasado transcurría en Francia- y su intención es volver a centrarse en Irán. Si es así, hay que reconocerle su acierto en adaptar a nuestro país una historia cuya lectura es universal y hacerlo con una sobriedad formal que elude los tópicos, a excepción quizás de esas incrustaciones con aire de flamenco ligero que, por momentos, complementan la banda sonora compuesta por Alberto Iglesias.

Se puede concluir que la experiencia de Afghadi en nuestro país tuvo final feliz, todo lo contrario del de su película, tan abierto como profundamente inquietante. Bajo la aparente resolución de la tragedia, evitada in extremis gracias a un sacrificio personal, la corriente oculta y siniestra ya muta y se retroalimenta como un monstruo insaciable. 

Reseña también disponible en el número de octubre de agitadoras

jueves, septiembre 27, 2018

El rincón del patriota sin techo II

Al volver a pasar el otro día por el Rincón del Patriota Sin Techo tuve la oportunidad de captar el detalle de las zapatillas que lamenté que se me escapara con motivo de la entrada original


Otro aspecto que me llamó la atención es que el libro sobre la mesilla de noche era el mismo en ambas ocasiones, con dos meses de diferencia, lo que invita a pensar que o bien el Patriota Sin techo es un lector ocasional, perezoso, o que ha hecho suya la máxima de Virginie Despentes acerca de la respetabilidad que el empleo de un libro confiere a las personas sin hogar de cara a terceras personas.


Por último, advertí que la bandera española había sido complementada con una vistosa cruz, lo que invita a pensar que además de orgulloso nacional, el sujeto en cuestión es católico devoto, si bien el detalle del libro puede inducir a pensar que se trate en realidad de otra estratagema dirigida a despertar la aceptación de los viandantes. No olvidemos que el rincón en cuestión está emplazado en un respetable barrio de extracción burguesa.


lunes, septiembre 24, 2018

Test

La expresión "bilbaíno universal" es:

- una paradoja

- un oxímoron

- una redundancia

viernes, septiembre 21, 2018

The Cure - The Last Day of Summer



the last day of summer
never felt so cold
the last day of summer
never felt so old

martes, septiembre 18, 2018

puesta de sol / sunset

en un verano ya crepuscular


in a summer's twilight

sábado, septiembre 15, 2018

aliciente de soñar / incentive for dreaming

Un aliciente de soñar es poder hablar con los muertos.



An incentive for dreaming is being able to talk to the dead ones.

miércoles, septiembre 05, 2018

quedaron para septiembre

Las placas solares son ETA

Hubo que repetirlo, el VAR demostró que el himno se cantó fuera de tono

A ver quién la tiene más grande, la razón

Se descuida la enseñanza de la Historia Contemporánea de España en las aulas y pasa lo que pasa

Renovaron a los de siempre

Son algunas de las ocurrencias que me "quedaron para septiembre". Si queréis echarles un vistazo, están disponibles en el último número de la revista digital de agitación cooltural agitadoras

sábado, septiembre 01, 2018

Bienvenida


El carajo elige al comité de bienvenida y se engalana para recibir al mundo.

martes, agosto 28, 2018

Ortigia



La playa de Ortigia (Siracusa)

jueves, agosto 23, 2018

Gran Vía

Vivir en plena Gran Vía de Madrid es hoy algo al alcance de cualquiera. Tú puedes ser el/la siguiente.




lunes, agosto 20, 2018

Ragusa Ibla


En ella rodó Luchino Visconti El gatopardo.

viernes, agosto 17, 2018

Julie Driscoll, Brian Auger & The Trinity - Czechoslovakia



August 68, 
it was dark 
and it was late...


De su álbum Streetnoise (Ruido de la calle), 1969

martes, agosto 14, 2018

viernes, agosto 10, 2018

Los gatos sicilianos pasan mucho de ladridos



Sicilian cats don't give a damn about barking




Ai gatti siciliani se la fregano i latrati


martes, agosto 07, 2018

sábado, agosto 04, 2018

la maleta / the suitcase

Y al décimo segundo día, ya contra pronóstico, la maleta extraviada por Iberia apareció. La de cosas que tendría para contar si las maletas hablasen. Nunca es tarde (del todo) si la dicha llega.




At the twelveth day, against odds, the suitcase lost by Iberia materialized. The stories it would have to tell if only it could talk. It's never late (at least too late) when good comes.  

domingo, julio 29, 2018

El rincón del patriota sin techo

está limpio y ordenado

su pared, decorada

la cama hecha

y la mesilla de noche  equipada

(una lástima que no se aprecien las dos zapatillas apoyadas a lo alto, de forma simétrica, contra la repisa de la mesilla)

The homeless patriot's corner


jueves, julio 26, 2018

La tiranía borbónica


A menudo se olvida que España controló el sur de la península itálica y Sicilia durante siglos. A veces me pregunto si dicha herencia no ayudaría a entender la cultura mafiosa que tanto arraigo encontró en aquellas tierras. De lo que no hay duda es del rechazo que suscitó en ellas el legado borbónico hasta el punto de que aún hoy celebran haberse librado de él. No es difícil de entender y a uno le despierta cierta envidia.

   

lunes, julio 23, 2018

Por si alguien aún tuviera alguna duda


aquí es donde vive el calzonazos

miércoles, julio 11, 2018

domingo, julio 08, 2018

domingo / sunday

una sombra de lo que fue


a shadow of what it was

jueves, julio 05, 2018

Fatalismo

El fatalismo es la hipocondría del alma.



Fatalism is the hypochondria of the soul.

lunes, julio 02, 2018

La ubicuidad de Philip Glass

"En un vagón del metro, en las calles del Village, en una u otra librería, haga frío o calor, sol o lluvia, sea mañana o tarde, si lo deseas de verdad y te concentras un poco, por algún lado acabará apareciendo Philip Glass."



Ahora que se van a cumplir cinco años de su publicación, parece un buen momento para recuperar alguna estampa de De paseo por la ciudad que murió de éxito.



Mad Rush me evoca el ritmo del tráfico en Manhattan. Creo que Glass trabajó como taxista.
La pieza es interpretada por el organista Donald Joyce

jueves, junio 28, 2018

Viajero solitario, Kerouac (apuntes)


"..pero desde el instante en que cruzas la puertecita de alambre y estás en México, te sientes como si te acabaras de escaquear del colegio tras avisar al profesor de que estás enfermo y decirte éste que puedes irte a casa a las dos de la tarde."

"...esa eterna alegría de gente no implicada en grandes asuntos culturales y civilizatorios -puedes encontrártela (además de en México) en casi todos los demás sitios, en Marruecos, en toda Latinoamérica, en Dakar, en la tierra de los kurdos.-"

"Este es el centro de la mejor ciudad que el mundo ha conocido y esto es a lo que los beatniks se dedican aquí. "-Estar de pie en la esquina de la calle sin esperar a nadie es Poder", dijo el poeta Gregory Corso."



domingo, junio 24, 2018

paisaje celestial con firma



heveanly landscape with signature

miércoles, junio 20, 2018

Como si lo viera / As if I saw it

Cinco emigrantes: Guatemala, Congo, Eritrea, Yemen y Bangla Desh. Tras recibir cada uno/a 2.000 dólares se les invita a llegar clandestinamente, acompañados de un mini-equipo de filmación, a Berlín. El primero en llegar recibe un permiso de residencia.

Reality Show 2019 (MasterMigrant)

Five emigrants: Guatemala, Congo, Eritrea, Yemen and Bangla Desh. Each one receives 2.000 dolars and is invited to get clandestinely -accompanied by a mini film crew- to Berlin. The first one getting there is granted a residence permit.

sábado, junio 16, 2018

miércoles, junio 13, 2018

Caí presa del escapismo.

sábado, junio 09, 2018

purgatorio

Nos tienen una buena temporada en el infierno y cuando por fin nos llevan al purgatorio nos sentimos como en el cielo.



We are kept for a good while in hell so when we are finally taken to purgatory it feels like heaven.

sábado, junio 02, 2018

sin palabras

Última semana de mayo / Last week in May



* La ya icónica foto de Rajoy abandonando el Congreso es de Daniel Gago

miércoles, mayo 30, 2018

estorninos / starlings II

Volvieron los estorninos negros. Intuyo que, llegada la primavera, regresan al lugar en el que nacieron.

Son muy inquietos y no resulta fácil captarlos.


The black starlings are back. My guess is that come springtime they return to the place where they were born.

They are restless and not easy to photograph.

https://queraroestodo.blogspot.com/2017/06/los-polluelos-de-los-estorninos-negros.html

sábado, mayo 26, 2018

La piel, Curzio Malaparte

Publicada originalmente en 1950, apenas cinco después de concluida la Segunda Guerra Mundial, La piel transcurre en Italia durante dicha contienda a medida que su territorio va siendo liberado por las tropas aliadas, a las que el autor y narrador ha sido asignado como enlace al servicio de altos oficiales del ejército de Estados Unidos. Desde Nápoles, donde discurre el grueso de la acción, hasta Florencia, pasando por Roma, Curzio Malaparte nos presenta un país destruido, no tanto física como moralmente, y un pueblo, el suyo, desesperado, hambriento, postrado. La mirada franca, limpia, de los oficiales del ejército norteamericano y su abundancia de recursos contrastan con las carencias y el cinismo de un pueblo envilecido tras años de fascismo y de guerra.

Malaparte una y otra vez se empeña en explicar, en interpretar para sus superiores el sentido de todo aquello que ven y no entienden -que es casi todo-, ayudándoles a salvar el abismo mental que separa a los miembros de una civilización antigua arrasada de otra nueva y ajena. Episodios a menudo desagradables, grotescos, perversos, a la postre envueltos en un halo trágico, que el autor lo mismo desentraña para sus acompañantes que él mismo provoca, pues también él pertenece a ese pueblo humillado, derrotado, como revela el viejo uniforme que viste, rescatado del ejército británico y a duras penas adaptado tras la desbandada del ejército italiano y el consiguiente cambio de bando para luchar al lado de los aliados.
A través del ingenio y de la provocación, de su amplio y refinado bagaje cultural, de su experiencia adquirida durante la guerra y su aparente incontinencia verbal, el autor trata de redimir a su pueblo y a sí mismo a ojos de sus liberadores, ya sea despertando su curiosidad, causando su asombro, desafiando su incredulidad o provocando sus carcajadas, en ocasiones en las situaciones más dramáticas, al modo de un bufón ilustrado cuyo atrevimiento y narcisismo por momentos resultaría insoportable en caso de no proceder del miembro de un pueblo vencido.

Narrada en primera persona y en tiempo pasado por alguien llamado igual que el propio escritor, que a su vez aparece en la historia como el autor de Kapput, su otra novela ambientada en la misma contienda -los episodios más sórdidos, al modo de siniestras pesadillas, incluyendo aquel que inspira el título de la novela, remiten a las experiencias previas de Malaparte en el frente oriental-, La piel adquiere la forma de un testimonio en el que, pese a la continuidad de sus personajes principales, los hechos se suceden aunque sin llegar a entrelazarse a fin de conformar una trama.
Reflejo de la barbarie, del horror en un continente a la deriva, la lectura de La piel ha podido perder algo del componente provocador que sin duda impulsó su escritura pero resulta oportuna ahora que los aprendices de brujo amenazan con volver a campar a sus anchas, como si el orden internacional surgido tras la Segunda Guerra Mundial se pudiera modificar a capricho sin atender a las lecciones que nos legó la contienda ni prever sus posibles consecuencias.



lunes, mayo 21, 2018

miércoles, mayo 16, 2018

Autorretratos, Kepa Murua

Como su título indica, el último libro de poemas publicado por el escritor guipuzcoano Kepa Murua (Zarautz, 1962) contiene un conjunto de autorretratos que abarcan un periodo de treinta años, el que va de 1987 a 2017.

Un libro personal, valiente, arriesgado, que por momentos incluso puede llegar a producir cierto pudor por el modo en que su autor se expone; que a través de una amplia gama de registros, de enfoques, palia la rigidez del concepto que lo inspira; que elude la solemnidad ante la gravedad de algunos de los temas abordados gracias a un ingenio sutil; en el que se percibe la evolución del protagonista con el paso del tiempo.

Un libro de atractiva factura, enriquecido con las ilustraciones de ardiluzu y complementado por un prólogo del propio autor, que no se agota en una primera lectura.


La libertad se presenta  
cuando nadie lo espera.
Pero aquí y ahora

nadie muere por ella.

de Autorretrato con treinta y cinco años 

Un mundo en blanco y negro,
sin color, sin matices.
ahora que todos intentan olvidar                              
lo que hicieron y dijeron.
Que quieren olvidar
lo que no hicieron y no dijeron.

de Autorretrato con Olentzero

Antes, creo que lo dije, volaba,
mas no era libre. Ahora lo soy,
pese a ser un hombre sin alas
que no puede organizar su mundo.

de Hombre sin alas

sábado, mayo 12, 2018

anacronismo / anachronism

¿Llegará el día en que el anacronismo deje de conformar el presente de nuestro país?



¿Will the day come when anachronism cease to shape our country's present?

lunes, mayo 07, 2018

semana


semana tranqui / mellow week

miércoles, mayo 02, 2018

Culpables por la literatura, Germán Labrador Méndez

Roto el mito de la transición ejemplar, esa que era motivo de gran orgullo para todos los españoles y que durante décadas supuestamente maravilló al mundo, una batalla se libra por apropiarse de su sentido a través de sus fragmentos. En dicha pugna cabe interpretar la publicación del libro Culpables por la literatura: Imaginación política y contracultura en la transición española (1968-1986), escrito por Germán Labrador Méndez, que inaugura la colección Reverso-Historia crítica , de la editorial Akal , como un intento de repensar la transición desde una perspectiva basada en experiencias que acabarían condenadas a la marginalidad y ofreciendo, en palabras de su autor, una mirada joven, posmetropolitana, interclasista y posfeminista de aquella experiencia en su conjunto. Un relato alternativo del que hasta hace poco ha sido el gran mito de la España contemporánea en el que por fin caben los perdedores, los reprimidos y los marginados en aquel proceso, aquellos que trataron de crear algo nuevo en lugar de construir su identidad en función de lo previamente existente, y que analiza la aspiración de conseguir una democratización radical de la vida, esa que entonces no se alcanzó ante la persistencia de las formas de vida del franquismo dentro de los cuerpos y de las instituciones democráticas.

Dividido el libro en tres partes, la primera de ellas se centra en presentar el enfoque metodológico desde el que se aborda el estudio, basado en la historiografía cívica : aprender a imaginarse fuera del propio presente, de su irrepetible diferencia, a partir de la exposición permanente a los relatos de ayer –para que los habitantes del pasado accedan a hablar con nosotros deben poder hacerlo en sus propios términos, a menudo reservados, íntimos, restringidos- a fin de identificar en sus pasados las líneas de fractura de su presente, buscando en la confrontación con su propia extrañeza un chispazo que nos permita reencontrarnos con quienes dejamos de ser, con quienes pudimos haber sido. Si en lugar de concebir la democracia española como un entero orden político-social ya resuelto y obtenido, la concebimos como un horizonte de expectativas, algo que aún no tenemos plenamente, entonces podemos volver a esperar y a tener esperanza.

A tal fin resulta de capital importancia entender el sentido que la literatura tuvo para la juventud de la transición, basado en el convencimiento de que cada época posee una verdad emancipadora que es posible activar si se encuentra un modo colectivo de expresarla. Su potencial será descubierto por aquellos jóvenes que deseaban vivir otras vidas y para quienes dotarse de una identidad nueva tras la muerte de Franco no debía ser una prerrogativa sólo al alcance de los beneficiarios de la dictadura. Así, entienden la democracia como el derecho a llevar nuevas vidas mediante la invención de instituciones culturales porque para poder cambiar la vida es necesario transformar el mundo. Al esfuerzo de crear, de imaginar esas nuevas instituciones culturales y a los múltiples fracasos a la hora de hacerlo está dedicado el libro. Culpables por la literatura porque su compromiso radical con ella construye las condiciones de posibilidad y los límites para las vidas que quieren vivir y las obras que lo cuenten.  

En la segunda y tercera parte del libro, el autor analiza la evolución de la contracultura desarrollada por la juventud de la transición dividiendo a sus artífices en tres quintas generacionales: la de los progres del 68, la de los ácratas o pasotas del 77 y la de los modernos de la Movida ya en los ochenta. Labrador Méndez desmenuza los rasgos que las constituyen, sus aspectos diferenciales, y presta especial atención a las fracturas que con el tiempo se producen tanto entre ellas como dentro de cada una a fin de entender su continua transformación: la doble fractura sufrida hacia 1973 por la generación anti-franquista nacida en los años 40, que separará a los militantes más ideologizados de los menos sectarios o más acomodaticios y que engloba una segunda cesura a su vez entre los hijos de la burguesía y los de las clases populares. La fractura que se da a partir de 1977 entre los partidarios de la reforma constitucional y los de la ruptura democrática que vendría a sustituir a la que se dio entre franquistas y anti-franquistas, que derivaría en la creciente estigmatización y represión de los demócratas radicales al quedar fuera del perímetro consensual. Y el vaciamiento definitivo hacia 1982 cuando la generación de la Movida disoció la estética de la política en favor del compromiso con la propia supervivencia y con la sociedad de consumo coincidiendo con la generalización del uso de la heroína, deriva que en clave política culminaría con el referéndum para la entrada de España en la OTAN.
Labrador Méndez ofrece un estudio exhaustivo de los discursos y prácticas contra-hegemónicas que produjo en aquellos años la juventud española, de sus protagonistas –vista desde hoy llama la atención la absoluta ausencia de personajes femeninos-, de sus motivaciones y fuentes de inspiración, de su capacidad de renovación y de su grado de compromiso, ése que llevaría a pagar un altísimo precio a muchos hijos de la transición por su radicalidad y espíritu transgresor ante la relativa indiferencia o creciente incomodidad de los  antiguos compañeros de viaje que, más maleables, encontraron acomodo o incluso se erigieron en protagonistas del nuevo régimen. Un libro, en definitiva, que proyecta luz sobre las sombras de aquel proceso ya histórico que parecían condenadas a permanecer sumidas en la oscuridad y que inspira a reevaluarlo desde la óptica de quienes interpretaron la histórica posibilidad de un cambio tras la muerte de Franco como algo literal.
Editorial Akal, 2017, 672 páginas.  
Esta reseña está también disponible en el número de marzo-abril de la revista digital espacioluke

jueves, abril 26, 2018

Vernon Subutex 3

El libro que concluye la trilogía Vernon Subutex, de la escritora francesa Virginie Despentes, desarrolla el escenario apuntado en el tramo final del segundo: la creación de un sentido de comunidad en torno a la música que permite a sus protagonistas llevar una existencia al margen de las servidumbres de la sociedad actual, cuya máxima expresión es la organización y celebración de “convergencias”: encuentros clandestinos en los que se juntan entre cien y doscientas personas para bailar durante toda la noche y que, sin el uso de drogas, les permiten acceder a un nuevo estado de conciencia. Fiestas, o rituales, inspirados en las “raves” que proliferaron a principios de los años noventa en los que, gracias a su oído musical, Vernon ejerce como discreto maestro de ceremonias ayudándose de unos misteriosos sonidos o frecuencias creados por Alex Bleach, el cantante de éxito fallecido que sirve de contrapunto al protagonista y cuyo ascendiente permea toda la obra.

Aunque la actitud punk –ácida, descreída, hiriente- de Despentes constituye una seña de identidad de su trilogía, la comunidad que imagina para sus personajes rezuma cierto espíritu hippy: regreso a la naturaleza, a lugares recónditos al margen de la civilización, satisfacción sólo de las necesidades básicas, nomadismo, vida en comunidad sin reglas, sin jerarquías, en las que cada cual encuentra su espacio natural. Un estilo de vida que pone en valor lo efímero, lo no establecido, lo improvisado, siempre en precario equilibrio, para el que el dinero representa una amenaza dado que su razón de ser es el desinterés, de ahí su fuerza pero también su fragilidad.
Los pasajes en entornos urbanos resultan cínicos, sórdidos, violentos en comparación, como si reafirmaran la condición de inadaptados, de deshechos y renegados de unos personajes que les han dado la espalda. La autora alude a sucesos que han marcado la realidad reciente de Francia: el atentado a la revista satírica Charlie Hebdo, la multitudinaria protesta contra las medidas del gobierno socialista de Hollande denominada Nuit Debout o el atentado islamista contra la sala de conciertos Bataclan. Introduce a varios de sus personajes en alguno de estos hechos o los presenta de algún modo afectados por ellos, reservando para la matanza del Bataclan un cariz premonitorio. Despentes aprovecha para emitir opiniones sobre las circunstancias que los propiciaron y sobre sus consecuencias en la sociedad francesa: el miedo que han propagado y que a su vez alimenta ese otro que resulta de ver cómo los presupuestos que inspiraron a la sociedad occidental se deshacen de forma acelerada ante nuestros ojos, bajo nuestros pies.


El patrón de la narración de los libros anteriores: capítulos dedicados a cada uno de los personajes a través de los cuales conocemos su mentalidad y circunstancias, su lugar en el grupo, se alternan con pasajes en los que se ofrece una visión colectiva a medida que el espíritu comunitario se va imponiendo al individual. Despentes añade dosis de intriga y una creciente sensación de amenaza inspirada en fórmulas clásicas: la pugna entre el bien y el mal, la pureza y el cinismo, el espíritu de venganza promovido por el lado oscuro encarnado por representantes de la faceta mercantil del arte que acaban enfrentados a los propios artistas. Son ellos quienes en su ambiguo afán por rentabilizar y destruir a la comunidad de los idealistas se ven a su vez salpicados por sus propias contradicciones y, sin pretenderlo, contribuyen a su mitificación.

La conclusión de la trilogía resulta un tanto acelerada y culmina en un chocante epílogo que de forma abrupta abandona el realismo que ha caracterizado a la narración para adentrarse de forma precipitada en el terreno de la distopía ominosa y acabar desembocando en la ciencia ficción más alucinada, ofreciendo un símil de las convergencias nada menos que con el cristianismo: la entrega colectiva a la experiencia sensorial como una religión en ciernes. La narradora punk muta en idealista en el transcurso de unos pocos párrafos. Habrá a quien tan sorprendente mutación le provoque desconcierto y se muestre incapaz de converger con ella. En lugar de dar el salto de fe que le propone Despentes, optará por tomárselo a broma para quedarse con la visión desengañada de la realidad, poco maniquea desde el punto de vista ideológico pues la autora reparte sus dardos en todas direcciones, en lo que ésta tiene de advertencia, sin prestar demasiada atención a las repentinas ínfulas de trascendencia.

Si lo deseas, en el siguiente enlace puedes consultar las reseñas de Vernon Subutex 1 y 2

Esta reseña está también disponible en el número de abril de la revista digital de agitación cultural agitadoras 

viernes, marzo 30, 2018

April Come, She Will

profética


Con abril, ella llegará
Cuando las corrientes estén maduras y henchidas de lluvia;
Mayo, ella se quedará
Descansando en mis brazos otra vez.

Junio, ella cambiará su melodía,
En paseos inquietos merodeará por la noche;
Julio, ella volará
Y no dará previo aviso sobre su vuelo.

Agosto, debe morir
Los vientos del otoño soplan destemplados y fríos;
Septiembre recordaré
Un amor una vez nuevo ha crecido ahora viejo.

martes, marzo 27, 2018

Rothko en el aire



Rothko in the air

viernes, marzo 23, 2018

lunes, marzo 19, 2018

reacción gubernamental



Ante las protestas el gobierno por fin reacciona y aprueba la entrega de un kalashnikov a cada pensionista.

viernes, marzo 16, 2018

pruebas para la pantalla de Andy Warhol

Instantáneas de las pruebas para la pantalla efectuadas por Andy Warhol tomadas de la exposición sobre su obra en Caixaforum.






Still pictures from screen tests by Andy Warhol taken from the exhibition about his work in Caixaforum