lunes, diciembre 31, 2018

viernes, diciembre 28, 2018

solsticio



Alcanzar una nueva sección -esta vez de la roja a la gris- en un cuaderno de 4 colores de Miquel Rius equivale a un solsticio escribano y como tal merece ser celebrado.


lunes, diciembre 24, 2018

comer el turrón


Entrada dedicada a todos aquellos entrenadores que esta noche no comerán el turrón donde esperaban al inicio de la temporada, en especial a Eduardo Berizzo.

sábado, diciembre 22, 2018

pensiones

Ante la dificultad de indexar las pensiones a las subidas del IPC, el gobierno presentará en la próxima reunión del Pacto de Toledo su nueva propuesta: complementar las pagas a los jubilados con décimos de La Manolita.

miércoles, diciembre 19, 2018

Constitucionalismo 2018


!Arriba la Constitución!


miércoles, diciembre 12, 2018

en Canal


El Reino Unido de la Gran Bretaña, abierto en Canal.

sábado, diciembre 08, 2018

vestigio

La saqué la semana pasada. Pensaba titularla: Vestigio de una España que se resiste a morir, ahora no tengo claro si es "de la que renace."



miércoles, diciembre 05, 2018

domingo, diciembre 02, 2018

Llegar y contarlo


Hace tiempo que para los europeos África es sinónimo de inmigración. Las noticias de aquel continente, siempre trágicas, se limitan cada vez más a la llegada de sus inmigrantes a nuestras costas, a las consecuencias que tiene para la sociedad europea y a la reacción que suscita en ella, sobre todo en los países del sur, más expuestos a los flujos migratorios, al menos como puerto de entrada. El inmigrante sigue siendo presentado como un ser anónimo, sin rasgos distintivos más allá de la diferencia evidente que representa en virtud de su origen, raza y condición, lo que facilita el que venga equiparado, de forma inconsciente o no, a un bárbaro. Los medios no muestran interés en llenar dicho vacío mientras los políticos tienden, en el mejor de los casos, a presentárnoslo como un ser abocado a caer en manos de las las mafias.

Como tantas veces, corresponde a la literatura -también al cine- tratar de dotar de contenido y de sentido a la experiencia y a las vivencias de esos seres incomprendidos que a menudo vemos como una amenaza en gran medida debido al absoluto desconocimiento que tenemos de ellos. Quien esté interesado en humanizarles cuenta con un modesto subgénero literario centrado en la experiencia de los clandestinos que desde el África subsahariana buscan llegar a las costas europeas. A él pertenecen El viaje de Kalilu y Partir para contar, los relatos autobiográficos de dos jóvenes africanos procedentes de Gambia y de Senegal que un día decidieron dejar su país de origen para “marchar a la aventura”, que es como en la África francófona se denomina al viaje para tratar de establecerse en Europa.

Dichas narraciones permiten al lector familiarizarse con el complejo entramado surgido en torno al deseo o a la necesidad de emigrar de tantos jóvenes africanos a lo largo de una ruta tan extensa como bien definida a través de localidades estratégicas situadas en países como Malí, Burkina-Fasso, Níger, Libia, Argelia y Marruecos. La ruta por Mauritania y el Sahara Occidental, más corta, viene desaconsejada por la gran cantidad de minas antipersona que hay en ella lo que obliga a dar un larguísimo rodeo en aras de una mayor, aunque siempre precaria, seguridad. Numerosos son así mismo los distintos gremios a que ha dado lugar o que ya existían pero se han beneficiado de la necesidad de desplazarse de tantas personas de forma ilegal: los encargados de los aparcamientos de autobuses que los distribuyen, los conductores que aceptan transportarles, los guías que cubren largos trayectos a pie a menudo a través del desierto, los “conseguidores” que lo mismo se encargan de obtener un visado falso que algo de comida en el lugar más remoto. Los clandestinos suponen un negocio, una fuente de ingresos que exprimir a toda costa, siempre expuestos al abuso dada su vulnerabilidad.

Las ciudades situadas en la ruta de los clandestinos cuentan con precarios centros de acogida divididos según las nacionalidades y gestionados por los propios inmigrantes en una jerarquía determinada por su antigüedad. Recalan en ellos con la idea de encontrar trabajos temporales que les permitan hacer algo de dinero antes de proseguir la marcha. En las proximidades de Ceuta y de Melilla, dichos centros se hallan en el campo, junto a bosques o en torno a montañas próximas a la frontera. El atractivo de llegar a España a través de dichos enclaves es que no se necesita dinero, a diferencia del alto precio que se pide para intentar la travesía en una patera. Los asaltos masivos a las vallas se producen cuando la acumulación de jóvenes amenaza con desbordar la capacidad de dichos campamentos.

Pese al entramado organizado en torno a los clandestinos, la exigencia que conlleva el desplazamiento es máxima, los peligros y contratiempos innumerables: engaños, chantajes, palizas, robos, asaltos, hambre, sed, deportaciones, enfermedades, desorientación, violaciones, abandonos, la resistencia física y mental de quienes se embarcan en ellos es llevada al límite. Basta pensar que el viaje suele durar años. Es raro que completen el trayecto al primer intento, lo más común es que desde Marruecos los inmigrantes sean devueltos a un destino próximo al de salida y tengan que empezar de nuevo. Muy rara vez arrojan la toalla, una vez tomada la decisión el orgullo les lleva a arriesgarse cuantas veces haga falta, cualquier cosa antes que regresar a casa con el estigma del fracaso. La mayoría, por tanto, se quedan en el camino a menudo en las condiciones más penosas y crueles que cabe imaginar.

El relato del gambiano Kalilu Jammeh va al grano, se limita a narrar los hechos sin complementarlos con juicios ni valoraciones, los deja hablar por sí solos y el resultado es una narración de corte verista, sin artificios. Un relato duro y seco, sin apenas recursos estilísticos, huérfano de adjetivos; la clase de discurso que cabe imaginar en un personaje de las características de su autor que nos hace partícipe de su experiencia a toro pasado aunque, pese a su relativa brevedad, su austeridad discursiva y la cruel naturaleza de los hechos relatados acaban poniendo a prueba la resistencia del lector.




La historia del senegalés Mahmud Traoré, Partir para contar: Un clandestino africano rumbo a Europa, resulta más expansiva, más literaria. Nos familiarizamos con las inquietudes de su protagonista, su modo de ver las cosas, las motivaciones que le llevan a tomar sus decisiones, su personalidad, en definitiva. Así, intercala fragmentos que ilustran al lector sobre la comunidad a la que pertenece de modo que nos familiarizamos con su bagaje. Narrado en tiempo presente, el suyo es un texto más amplio y rico que el de Jammeh, más detallista y evocador, sentimental por momentos, pero también más artificioso. Se nota la mano de un co-narrador, el periodista francés Bruno Le Dantec, al enriquecer la historia y completarla con una reflexión que cuestiona algunos de los tópicos del fenómeno de la inmigración desde la óptica de los europeos.




Ambos coinciden que en caso de haber sabido lo que les esperaba probablemente no hubieran “marchado a la aventura”. Tampoco son muy explícitos respecto a las motivaciones que les empujaron a emprenderla como si fuera una opción natural que más que de las circunstancias de quien la asume depende de su personalidad, de su inconformismo, de su espíritu de aventura y de su ambición. Ello lleva a pensar que tan útiles como dichas lecturas pueden ser para el europeo a fin de tratar de comprender el fenómeno más aún lo pueden ser para el africano. El problema es que ni a uno ni a otro parece seducir la idea de acercarse a una realidad tan dura; a unos por comodidad, prefiriendo delegar el problema en las autoridades “responsables”, a los otros por el altísimo coste que conlleva renunciar a la esperanza.

Esta reseña está también disponible en el ultimo número de la revista digital agitadoras

jueves, noviembre 29, 2018

Resetear la monarquía

Un concurso-reality a medio camino entre Usted qué sabe hacer y Gran Hermano, en el que los nietos del rey emérito se dan a conocer al público y conviven mientras preparan sus presentaciones. La audiencia elimina a los candidatos uno a uno en votaciones sucesivas hasta que sólo queda el futuro rey/reina de España.

lunes, noviembre 26, 2018

viernes, noviembre 23, 2018

lunes, noviembre 19, 2018

Incredible String Band - 1968 BBC



Amigo mío, las noches se alargan
¿Crees que estamos aprendiendo más?
¿Crees que estaremos seguros de todo lo que de canción hay?

¿Dimos algún paso en falso?
¿Lo dimos, mi amigo?
¿Nos hemos perdido? ¿Nos hemos perdido?
¿Nos hemos perdido, amigo mío?

Tocaste tus cuerdas como si condujeran a la verdad
Cantaste tus palabras como clara luz de primavera
Hagámoslo una vez más
Y mantendremos el fuego vivo
Brillante luz del sol en la noche más oscura

Continuamos con la observación
Y seguimos tocando con ganas
El I-Ching apenas se hace sentir
Corazones cálidos se están enfriando

Y la voz del agua al fluir fría
Todavía me habla tan real
Y aún me gusta ver un arco iris

miércoles, noviembre 14, 2018

domingo, noviembre 11, 2018

fuera de banda / out of play

Al salir el balón fuera de banda los jugadores aprovechaban para consultar fugazmente sus smart-phones.



Everytime the ball got out of play the players managed to briefly check their smart-phones.

jueves, noviembre 08, 2018

sabelotodo / know it alls

Los sabelotodo renuncian a la ilusión y el placer del hallazgo.



The know it alls give up the joy and excitement of the finding. 

lunes, noviembre 05, 2018

La suerte, Federico de Roberto

La suerte (La sorte), ópera prima de Federico De Roberto, escritor napolitano de nacimiento pero de familia siciliana, que vivió en Catania, autor de la monumental novela Los virreyes, obra clave del siglo XIX italiano, se compone de ocho relatos que giran en torno al motivo de la derrota; metáfora quizás del destino reservado a Sicilia, y al Sur en general, en el mapa resultante de la unificación italiana. Una variada cartografía del fracaso que acecha a personajes variopintos, pertenecientes a los más diversos estratos sociales, que ven sus ilusiones o ambiciones cercenadas, que descubren el alto precio que han de pagar por alcanzarlas o que ponen de manifiesto su incapacidad para preservar aquello de lo que disponen. Al lector se le ofrece así un mosaico de la microhistoria siciliana a través de un variado compendio de sus normas y valores, esos que aún hoy resultan reconocibles en una sociedad tan apegada a la tradición.

La desidia de una princesa incapaz de abandonar su perniciosa afición al juego mientras su patrimonio se deshace, el crimen de honor fruto de la pasión que una mujer casada despierta en un joven, o el cinismo de un pueblo que camufla su afición por la juerga y su naturaleza mezquina bajo el manto de la devoción religiosa hacia su santo patrón son las situaciones que plantea De Roberto en sus tres primeros relatos. A partir de ahí, la obsesión por mantener las apariencias, por medrar y elevar el estatus través del emparejamiento con miembros de la nobleza, el precio de tratar de satisfacer a la persona equivocada o de cumplir las expectativas en una sociedad profundamente machista que se traduce en la imperiosa necesidad de casarse en el caso de las mujeres o de tener hijos varones en el de los hombres, desvelan los mecanismos psicológicos de una sociedad caracterizada por la rigidez de las costumbres y la escasez de oportunidades

En su aspecto formal los relatos de De Roberto, que no han suscitado hasta la fecha el interés de alguna editorial española, presentan una factura costumbrista e inspiración en el naturalismo decimonónico: escritos en tercera persona, en tiempo pasado, ofrecen continuidad y pocos saltos temporales mientras eluden la descripción minuciosa de las motivaciones internas de los personajes en favor de situaciones con diálogos profusos que evitan el empleo del dialecto, tan común en la literatura italiana, lo que agiliza la lectura. El orgullo y la envidia, una constante en el catálogo de flaquezas que aquejan a los personajes que los pueblan, fuente de su insatisfacción, en buena medida son las que, unidas a la falta de oportunidades, determinan su destino. Pero más que sentimiento trágico, por crudas que puedan resultar algunas de las situaciones descritas, despiertan en el lector una velada compasión ya que en el carácter, en esa falibilidad humana tan reconocible, parecen llevar escrita su suerte.


Esta reseña está también disponible en el número de septiembre-octubre de la revista digital espacioluke

jueves, noviembre 01, 2018

El regreso del macho-alfa

El macho-alfa ha regresado, desplazando a la mujer en el más alto escalafón del poder y de la representación a nivel político y amenazando algunos de los avances experimentados por ésta en los últimos tiempos. La disposición al diálogo y al entendimiento, la supuesta proyección hacia más altas cotas de solidaridad y de empatía, parecen haber sido remplazadas de golpe y plumazo por un autoritarismo bronco, mesiánico, de hombre fuerte que busca imponer su voluntad y exhibe su poder sin complejos.

Cuando la figura de Viktor Orbán despuntó en Europa se antojaba una especie exótica, una anomalía propia de los países del Este del continente comprensible dada su escasa tradición democrática, equiparable sólo a la siniestra figura de Erdogan en Turquía. Sin embargo, no sólo afianzó su poder en Hungría ante la pasividad de la Unión Europea sino que pronto le surgió un correligionario en Polonia y a continuación, si bien más suave en las formas al ser el socio presentable de un gobierno de coalición, otro en Austria. Las alarmas sólo parecen haber saltado al llegar otro émulo de Orbán a la vice-presidencia del gobierno en Italia. En comparación, Theresa May, en plena tormenta del Brexit, se aferra con crecientes dificultades a su cargo como si se tratara del palo mayor, mientras la otrora incontestable Angela Merkel languidece en Berlín.

!Y quién iba a pensar hace sólo un par de años que los dos países americanos más poderosos acabarían gobernados por dos destacados miembros de la especie más masculina orgullosa de serlo! El acceso de Bolsonaro al poder en Brasil complementará en el hemisferio sur el ya ostentado por Donald Trump en el norte, después de que Cristina Fernández abandonara el de Argentina y Michelle Bachelet el de Chile. La reciente elección en México deja a este país contra la corriente en el plano ideológico si bien AMLO tampoco parece un presidente en estrecho contacto con su sensibilidad femenina. Quedaría solo Trudeau, aislado en el extremo norte del continente, como representante del liderazgo soft.

Los acontecimientos en Estados Unidos y en Brasil, los dos colosos del continente americano, resultan aún más significativos observados en perspectiva. Parece que fue ayer cuando todo parecía encaminado para que uno y otro fueran liderados por mujeres: Hillary Clinton y Dilma Rousseff. Hoy, por el contrario, ambas rumian su impotencia como si no acabaran de asumir una realidad que las ha dejado fuera de combate sin contemplaciones.

En España, Soraya Saenz de Santamaría representaba la única posibilidad de contar con una mujer candidata a la presidencia del gobierno en un futuro próximo, lo cual no quita para que presidentes socialistas hayan demostrado mayor sensibilidad hacia la situación de las mujeres que las más destacadas representantes del PP. Su derrota no sólo facilitó el regreso de las esencias más rancias en la voz y el discurso del nuevo máximo representante de la derecha, Pablo Casado, sino también -lo que es más preocupante- por vía interpuesta mediante el regreso solapado de José María Aznar en calidad de influyente mentor de éste.

Si miramos al continente del futuro la cosa no pinta mejor. No hay mujeres presidiendo los países más relevantes de Asia. Al contrario, nos encontramos con líderes fuertes en China e India, además de, por supuesto, Rusia y también en Japón La única presidenta con proyección más allá de sus fronteras era la birmana Aung San Suu Kyi , Premio Nobel de la Paz, cuyo aura quedaría mancillado de forma irreparable dada su pasividad ante la crisis humanitaria sufrida en su país por la población de la etnia rohyinga.

Sea fruto de la casualidad, de una reacción o incluso de una conspiración, la dinámica lleva a preguntarse si más que ante una ola ultra-conservadora no estaremos ante un cambio de paradigma mediante el cual la exhibición de testosterona ha arrasado con la ideología. Que los hombres fuertes hayan venido para quedarse o supongan un último y desesperado intento por tratar de frenar el avance imparable de las mujeres el tiempo lo dirá. El riesgo es que, en este último caso, dada la naturaleza bravucona de los protagonistas, se antoja difícil que el proceso pueda ser revertido sin conflicto. 

Este artículo está también disponible en el número de noviembre de la revista digital agitadoras

lunes, octubre 29, 2018

formas


Ya no se guardan las formas; al contrario, se las airea.

viernes, octubre 26, 2018

El pan nuestro de cada día


Se indignan por las migajas
y transigen con las hogazas.

martes, octubre 23, 2018

martes, octubre 16, 2018

Annus mirabilis




Philip Larkin

sábado, octubre 13, 2018

martes, octubre 09, 2018

pesimista / pessimist

Soy pesimista porque la única posibilidad de futuro para la democracia liberal pasa por más educación, -no confundir con formación para engrosar el mercado laboral.




I'm a pessimist because the only future for liberal democracy is more education, -not to be confused with training geared to join the job market. 

sábado, octubre 06, 2018

la palabra

Hubo un tiempo en que la palabra infundía respeto, más aún si era escrita porque entonces
equivalía a la verdad.




There was a time when words instilled respect, even more if written because then they meant truth.

miércoles, octubre 03, 2018

aguante


!Hasta que el cuerpo aguante!       (versión micro)

!Hasta que el planeta aguante!      (versión macro)

domingo, septiembre 30, 2018

Todos lo saben

En un país tan contaminado por el debate político, más bien por su sucedáneo, como el nuestro no deja de entrañar cierto riesgo opinar sobre el estreno de una película española -en realidad una coproducción hispano-franco-italiana aunque con marcado sabor patrio por la lengua empleada, la procedencia del reparto y su localización- con pretensiones. Es sabido que la industria del cine en nuestro país despierta ojeriza en un amplio y vociferante sector de la población que la asocia con la propagación de un discurso progresista que rechaza. No digamos si además está protagonizada por dos de sus figuras más emblemáticas las cuales no sólo consiguieron el éxito y obtuvieron los premios más renombrados en Hollywood sino que además conforman una pareja. Que la película esté escrita y dirigida por un prestigioso director iraní no dejará de resultar un detalle prescindible, casi una anécdota, para esa gente dispuesta a mostrar de raíz su animosidad hacia la película y sus protagonistas. Al desprecio hacia un sector industrial y cultural que ven como entrometido se uniría la envidia y las acusaciones de hipocresía hacia aquellos a quienes hemos visto envueltos en oropel sin renegar de su compromiso de izquierdas.

Por todo ello me cuesta pensar que sea una mera casualidad la elección de la trama de la película Todos lo saben, dirigida por Asghar Farhadi, y protagonizada por Penélope Cruz y Javier Bardem: el secuestro de una adolescente concebida in extremis por ambos antes de que sus trayectorias se separasen la cual cae víctima del resentimiento, la envidia y la codicia de algunos de sus paisanos. Coincidencia o no, la tentación de plasmar un paralelismo entre los hechos narrados en la película y las vivencias de sus dos grandes protagonistas, respaldados eso sí por un reparto con las mayores garantías, es grande: sus vecinos les hacen sufrir y pagar un altísimo precio a fin de salvaguardar lo que es más querido para ellos dos pero el doloroso trance sirve también para revelar lo que les une ya de forma indisoluble y que se ve reafirmado al estar aquel que cuenta con margen de maniobra dispuesto a asumir el alto precio exigido.

El amor exaltado, aunque sea por vía latente en el caso de los protagonistas si bien la película nos ofrece la oportunidad de paladearlo en clave de juerga a través de una pareja interpuesta -la boda de la hermana de la protagonista es la excusa que le trae a ella y a sus dos hijos, sin la compañía de su marido, desde la Argentina donde vive- y la envidia, son dos pasiones universales que encuentran un buen anclaje en nuestra sociedad. En un pueblo de tradición vinícola situado en la España profunda en esta ocasión, que sirve como microcosmos a esa constelación de resquemores y secretos, camuflados con mayor o menor éxito tras las apariencias, que afloran con fuerza ante un suceso grave que obliga a cada cual a posicionarse y a revelar así su auténtica naturaleza.

Farhadi ya demostró en sus anteriores películas, sobre todo en Nader y Simin, una separación pero también en El pasado, su maestría a la hora de dibujar personajes complejos, con múltiples capas, las cuales se van deshojando a medida que la creciente complejidad de la situación, siempre de naturaleza traumática -un divorcio en el caso de las dos películas mencionadas- lo exige. Es lo que también sucede en Todos lo saben, con la peculiaridad de que el striptease emocional viene esta vez motivado por un suceso con naturaleza de thriller y los personajes a desnudar son esta vez más numerosos. Porque caracterizada por una intrincada trama en clave noir, y pese al protagonismo de Cruz y Bardem, la de Afghani es una película coral, sustentada en un amplio y sólido reparto que lejos de servir solo como apoyo a aquellos dos dispone de suficientes resortes narrativos e interpretativos -sobre todo en los casos de Barbara Lennie, Eduard Fernández, Elvira Mínguez o Ramón Barea- para brillar con luz propia.


Ningún personaje es neutral en Todos lo saben, lo que aporta consistencia a la trama a medida que se va revelando su situación aunque alguna de las capas lleve a tensar la credulidad a medida que se va revelando lo que hay debajo de ellas. En ese sentido, quizás el personaje más forzado sea el del marido argentino de la protagonista, protagonizado por Ricardo Darín, que adquiere cuerpo en la segunda mitad de la película una vez regresa de su país ante el trágico suceso. Al igual que sus habitantes, la incrustación foránea en el pueblo también se ve lastrada por su pasado, el verdadero protagonista de las historias de Farhadi, aunque en su caso víctima de sí mismo y no tanto de las consecuencias de su trato con los otros, como les sucede a los demás.

Ante la decisión de un director de renombre mundial de venir a España a rodar con actores españoles resulta difícil no acordarse de la experiencia protagonizada en su día por Woody Allen, curiosamente con la misma pareja protagonista -en su caso complementada con la presencia de Scarlett Johanson, quizás con la intención de facilitar su comercialización en los países de habla no española-, si bien Farhadi ya ha expresado que no tiene especial interés en seguir rodando en otros países -El pasado transcurría en Francia- y su intención es volver a centrarse en Irán. Si es así, hay que reconocerle su acierto en adaptar a nuestro país una historia cuya lectura es universal y hacerlo con una sobriedad formal que elude los tópicos, a excepción quizás de esas incrustaciones con aire de flamenco ligero que, por momentos, complementan la banda sonora compuesta por Alberto Iglesias.

Se puede concluir que la experiencia de Afghadi en nuestro país tuvo final feliz, todo lo contrario del de su película, tan abierto como profundamente inquietante. Bajo la aparente resolución de la tragedia, evitada in extremis gracias a un sacrificio personal, la corriente oculta y siniestra ya muta y se retroalimenta como un monstruo insaciable. 

Reseña también disponible en el número de octubre de agitadoras

jueves, septiembre 27, 2018

El rincón del patriota sin techo II

Al volver a pasar el otro día por el Rincón del Patriota Sin Techo tuve la oportunidad de captar el detalle de las zapatillas que lamenté que se me escapara con motivo de la entrada original


Otro aspecto que me llamó la atención es que el libro sobre la mesilla de noche era el mismo en ambas ocasiones, con dos meses de diferencia, lo que invita a pensar que o bien el Patriota Sin techo es un lector ocasional, perezoso, o que ha hecho suya la máxima de Virginie Despentes acerca de la respetabilidad que el empleo de un libro confiere a las personas sin hogar de cara a terceras personas.


Por último, advertí que la bandera española había sido complementada con una vistosa cruz, lo que invita a pensar que además de orgulloso nacional, el sujeto en cuestión es católico devoto, si bien el detalle del libro puede inducir a pensar que se trate en realidad de otra estratagema dirigida a despertar la aceptación de los viandantes. No olvidemos que el rincón en cuestión está emplazado en un respetable barrio de extracción burguesa.


lunes, septiembre 24, 2018

Test

La expresión "bilbaíno universal" es:

- una paradoja

- un oxímoron

- una redundancia

viernes, septiembre 21, 2018

The Cure - The Last Day of Summer



the last day of summer
never felt so cold
the last day of summer
never felt so old

martes, septiembre 18, 2018

puesta de sol / sunset

en un verano ya crepuscular


in a summer's twilight

sábado, septiembre 15, 2018

aliciente de soñar / incentive for dreaming

Un aliciente de soñar es poder hablar con los muertos.



An incentive for dreaming is being able to talk to the dead ones.

miércoles, septiembre 05, 2018

quedaron para septiembre

Las placas solares son ETA

Hubo que repetirlo, el VAR demostró que el himno se cantó fuera de tono

A ver quién la tiene más grande, la razón

Se descuida la enseñanza de la Historia Contemporánea de España en las aulas y pasa lo que pasa

Renovaron a los de siempre

Son algunas de las ocurrencias que me "quedaron para septiembre". Si queréis echarles un vistazo, están disponibles en el último número de la revista digital de agitación cooltural agitadoras

sábado, septiembre 01, 2018

Bienvenida


El carajo elige al comité de bienvenida y se engalana para recibir al mundo.

martes, agosto 28, 2018

Ortigia



La playa de Ortigia (Siracusa)

jueves, agosto 23, 2018

Gran Vía

Vivir en plena Gran Vía de Madrid es hoy algo al alcance de cualquiera. Tú puedes ser el/la siguiente.




lunes, agosto 20, 2018

Ragusa Ibla


En ella rodó Luchino Visconti El gatopardo.

viernes, agosto 17, 2018

Julie Driscoll, Brian Auger & The Trinity - Czechoslovakia



August 68, 
it was dark 
and it was late...


De su álbum Streetnoise (Ruido de la calle), 1969

martes, agosto 14, 2018

viernes, agosto 10, 2018

Los gatos sicilianos pasan mucho de ladridos



Sicilian cats don't give a damn about barking




Ai gatti siciliani se la fregano i latrati


martes, agosto 07, 2018

sábado, agosto 04, 2018

la maleta / the suitcase

Y al décimo segundo día, ya contra pronóstico, la maleta extraviada por Iberia apareció. La de cosas que tendría para contar si las maletas hablasen. Nunca es tarde (del todo) si la dicha llega.




At the twelveth day, against odds, the suitcase lost by Iberia materialized. The stories it would have to tell if only it could talk. It's never late (at least too late) when good comes.  

domingo, julio 29, 2018

El rincón del patriota sin techo

está limpio y ordenado

su pared, decorada

la cama hecha

y la mesilla de noche  equipada

(una lástima que no se aprecien las dos zapatillas apoyadas a lo alto, de forma simétrica, contra la repisa de la mesilla)

The homeless patriot's corner


jueves, julio 26, 2018

La tiranía borbónica


A menudo se olvida que España controló el sur de la península itálica y Sicilia durante siglos. A veces me pregunto si dicha herencia no ayudaría a entender la cultura mafiosa que tanto arraigo encontró en aquellas tierras. De lo que no hay duda es del rechazo que suscitó en ellas el legado borbónico hasta el punto de que aún hoy celebran haberse librado de él. No es difícil de entender y a uno le despierta cierta envidia.

   

lunes, julio 23, 2018

Por si alguien aún tuviera alguna duda


aquí es donde vive el calzonazos

miércoles, julio 11, 2018

domingo, julio 08, 2018

domingo / sunday

una sombra de lo que fue


a shadow of what it was

jueves, julio 05, 2018

Fatalismo

El fatalismo es la hipocondría del alma.



Fatalism is the hypochondria of the soul.

lunes, julio 02, 2018

La ubicuidad de Philip Glass

"En un vagón del metro, en las calles del Village, en una u otra librería, haga frío o calor, sol o lluvia, sea mañana o tarde, si lo deseas de verdad y te concentras un poco, por algún lado acabará apareciendo Philip Glass."



Ahora que se van a cumplir cinco años de su publicación, parece un buen momento para recuperar alguna estampa de De paseo por la ciudad que murió de éxito.



Mad Rush me evoca el ritmo del tráfico en Manhattan. Creo que Glass trabajó como taxista.
La pieza es interpretada por el organista Donald Joyce

jueves, junio 28, 2018

Viajero solitario, Kerouac (apuntes)


"..pero desde el instante en que cruzas la puertecita de alambre y estás en México, te sientes como si te acabaras de escaquear del colegio tras avisar al profesor de que estás enfermo y decirte éste que puedes irte a casa a las dos de la tarde."

"...esa eterna alegría de gente no implicada en grandes asuntos culturales y civilizatorios -puedes encontrártela (además de en México) en casi todos los demás sitios, en Marruecos, en toda Latinoamérica, en Dakar, en la tierra de los kurdos.-"

"Este es el centro de la mejor ciudad que el mundo ha conocido y esto es a lo que los beatniks se dedican aquí. "-Estar de pie en la esquina de la calle sin esperar a nadie es Poder", dijo el poeta Gregory Corso."



domingo, junio 24, 2018

paisaje celestial con firma



heveanly landscape with signature

miércoles, junio 20, 2018

Como si lo viera / As if I saw it

Cinco emigrantes: Guatemala, Congo, Eritrea, Yemen y Bangla Desh. Tras recibir cada uno/a 2.000 dólares se les invita a llegar clandestinamente, acompañados de un mini-equipo de filmación, a Berlín. El primero en llegar recibe un permiso de residencia.

Reality Show 2019 (MasterMigrant)

Five emigrants: Guatemala, Congo, Eritrea, Yemen and Bangla Desh. Each one receives 2.000 dolars and is invited to get clandestinely -accompanied by a mini film crew- to Berlin. The first one getting there is granted a residence permit.

sábado, junio 16, 2018

miércoles, junio 13, 2018

Caí presa del escapismo.

sábado, junio 09, 2018

purgatorio

Nos tienen una buena temporada en el infierno y cuando por fin nos llevan al purgatorio nos sentimos como en el cielo.



We are kept for a good while in hell so when we are finally taken to purgatory it feels like heaven.