domingo, junio 16, 2019

miércoles, junio 12, 2019

Flickr

Por si queréis echar un vistazo a las fotos que hace Bricd-Deíca -estas semanas de baja por cuestiones de fuerza mayor-, adjunto el enlace a su galería en la red social de fotografía Flickr . Ya os avanzo que la visita merece la pena.

domingo, junio 09, 2019

Influencias

Las influencias del protagonista de la novela Stone Arabia (Dana Spiotta)



miércoles, junio 05, 2019

concepción / conception

Una vez te haces una concepción de una persona que conoces, los recuerdos conspiran a fin de reafirmarla.



Once you get a conception of a person that you know, memories conspire to strengthen it.

sábado, junio 01, 2019

Una vieja historia: Nueva versión, Jonathan Littell



Una vieja historia es la primera novela publicada por Jonathan Littell tras la controvertida Las benévolas, con la que el escritor nacido en Nueva York, de ascendencia judía, afincado en Barcelona y criado en Francia -escribe en francés y recientemente adoptó también esa nacionalidad- obtuvo el prestigioso Premio Goncourt, además de un notable éxito en ventas no exento de polémica por quienes vieron en ella una exaltación de la perversión a través de la figura de un nazi irredento. Al igual que aquella, su nueva obra destila violencia pero también sexo en abundancia protagonizado por seres de distinto género: hombres, mujeres y hermafroditas guiados por la necesidad de satisfacer sus instintos más primarios, para quienes no parece haber límites establecidos.

De corte más experimental que su ópera prima, el grueso de la cual transcurría en plena Segunda Guerra Mundial, los protagonistas de Una vieja historia se desenvuelven preferentemente en espacios cerrados en una narración concebida en forma de bucle, al modo de actos espaciados por breves carreras a lo largo de un oscuro pasillo en ligera curva, lo que sugiere una trayectoria en forma de circunferencia, en cuyas paredes asoman los pomos que dan acceso a los distintos escenarios en los que transcurre la acción. Los siete capítulos que conforman la novela se nos ofrecen a su vez separados por el acto de nadar en una piscina. Escenarios asépticos y actividades repetitivas, saludables, que contrastan con aquellas que se desarrollan al otro lado de las puertas.

Los personajes son mayoritariamente seres que se hallan en la plenitud de la vida, exceptuando el breve protagonismo de un niño, a menudo inmersos en actos morbosos, sádicos o de dominación con otros seres, en relaciones desprovistas de emociones, de empatía, de moralidad. Como en una montaña rusa, el autor nos conduce de la excitación al rechazo y a la repulsión en paisajes físicos y humanos fríos, “hopperianos”, inquietantes, en el mejor de los casos, a menudo en penumbra, cuando no amenazantes, siniestros, o de pesadilla, punteados por ciertos elementos recurrentes que sirven como referencia: comidas, cubrecamas, ropas, un coche, el defectuoso sistema eléctrico del lugar en el que se desarrolla la acción y que perjudica la vida doméstica de unos supuestos vecinos.

Así, al otro lado de la puerta que el protagonista abre lo mismo se accede a una localidad en guerra que a una orgía, a la relación con un mafioso o a una cita sexual en la habitación de un hotel. Cada cruce del umbral no sólo conlleva un cambio de escenario sino que el narrador se desdobla en otro personaje. Todo ello entre zambullidas en una piscina y carreras que al tiempo que sirven de respiro al difuminar la violencia que se desata en los escenarios contribuyen a reforzar la sensación de claustrofobia.


La sucesión de fragmentos breves que conforman los capítulos de Una vieja historia, los cuales rara vez ocupan más de cinco páginas, nunca encajan con las escenas. Éstas concluyen y se reanudan con una carrera la cual siempre coincide en medio de un fragmento, lo que dificulta la tarea de acotarlas y anima el acto de proseguir la lectura pese a que la estructura de la narración resulta rígida y repetitiva. La prosa de Littell: descriptiva -apenas contiene diálogos, los personajes actúan más que hablan y nunca se cuestionan sus motivaciones-, precisa y muy rica en léxico, constituye todo un reto para el traductor, Robert-Juan Cantavella. Se aprecia algún que otro error de edición.

Por el modo en que está concebida y narrada -en una primera persona que transmite la impresión de que, pese a su variedad, todos los protagonistas vienen a ser el mismo-, por su vocación enigmática y hermetismo, por su sofisticada estructura, Una vieja historia invita a una segunda lectura en busca de claves que iluminen las intenciones del autor, más allá del despliegue de relaciones humanas utilitarias, caprichosas, entre seres extraños, da igual que los unan relaciones de sangre o que habiten en la misma casa, capaces de interaccionar sólo a través del sexo y de la violencia. Seres que, desprovistos del componente emocional, quedan reducidos al absurdo de una humanidad deshumanizada. Aun así, la gama de escenas es lo bastante amplia como para poder establecer pautas categóricas.

La pulsión de Littell por lo escabroso, desde lo chocante y lo surreal a lo repulsivo, por los escenarios devastados, no siempre formalmente pero sí en el plano interno, remite a la de un Curzio Malaparte desprovisto de su verborrea y aspavientos bufonescos, más abstracto. Con la paradoja de que el absurdo que resulta del dominio del ser humano por su componente más egocéntrico y utilitarista, unido al contrapunto de la incapacidad e impotencia de quien aspira a lo contrario -véase al respecto el fragmento del fotógrafo amateur en una ciudad en guerra, posiblemente el más personal de la novela-, nos es mostrado en el caso de Littell con laconismo y de un modo cerebral, como si así justificara la “nueva versión” de esa vieja historia que nos ofrece y a la que apunta el subtítulo del libro.

Una vieja historia: nueva versión
Jonathan Littell
Galaxia Gutenberg
2018
304 pags.
Traducción; Robert-Juan Cantavella


Esta reseña se puede leer también en el último número de la revista digital agitadoras



martes, mayo 28, 2019

Refugees

Refugees welcome (2015-2019)


Refugees get the fuck out of here (2019-2023)

miércoles, mayo 22, 2019

fact-checking

El fact-checking acabará con las fake news.



The verificación de datos will end up with the noticias falsas.

sábado, mayo 18, 2019

martes, mayo 14, 2019

La Unión Europea se está adueñando de la idea de Europa a imagen y semejanza de lo que los Estados Unidos hicieron con la de América.



The European Unión is taking possession of the idea of Europe in the image and likeness of what the United States did with that of America.

lunes, mayo 06, 2019

Villa Metaphora, Andrea de Carlo

Inspirado en la figura del barón de Canistraterra, el arquitecto de fama internacional Gianluca Perosato ha construido Villa Metaphora, un super-exclusivo y casi inaccesible complejo de vacaciones en la abrupta ladera de Tari, minúscula isla volcánica situada en el Mediterráneo italiano próxima a la costa africana que en su día atrajera al extravagante aristócrata. La semana de su inauguración acoge a una serie de selectos visitantes: un anciano ingeniero italiano fabricante de prismáticos y su esposa, una periodista francesa alojada de incógnito con la idea de escribir una crítica del lugar, una joven estrella del cine de Hollywood acompañada de su marido, propietario de una empresa de coaching, y de una amiga irlandesa a la que ha conocido durante un reciente rodaje en Roma, y un altivo banquero alemán y su esposa. Personajes “vip” que, en virtud de su personalidad y nacionalidad, constituyen un muestrario del éxito entendido en clave occidental.

Además del propio Perusato, al servicio de los invitados están: Lucia, su joven amante que abandonara la isla para regresar a trabajar en ella como su mano derecha, Ramiro Juárez, sofisticado chef español discípulo -se sobreentiende- de Ferrán Adriá, que es gay y sufre de islofobia, Paolo Zacomel, ascético artesano que trabaja la madera y construye los originales muebles del complejo, Carmine, el primo de Lucía a cargo de la intendencia y patrón de la elegante embarcación que une Villa Metaphora con Bonarbor, el puerto de Tari, además de las dos camareras y el ayudante de cocina naturales de la isla.

Pese a tan favorables premisas, las expectativas de invitados y responsables pronto empiezan a torcerse. Un paparazzo que trata de obtener fotos de Lynn Lou Shaw, la estrella de cine, acaba muerto de forma involuntaria y la embarcación que sirve a Villa Metaphora naufraga tras una imprudente excursión a una cueva marina reverenciada por los habitantes de la isla. Las desgracias se suceden a medida que el lector comprende que las circunstancias de los selectos invitados distan de ser modélicas. El culto ingeniero de prismáticos vio como su empresa quebraba, el banquero alemán ha tenido un romance con la mejor amiga de su hija y se halla a la espera de que fotos comprometedoras afloren en los medios, la actriz, por su parte, ha visto como se interrumpía el rodaje de su película en Roma por culpa de su temperamento y dispone de unos días para relajarse antes de regresar a completarla. Por si fuera poco, un fuerte y persistente viento se ensaña con Tari y a medida que queda incomunicada tras recibir a algunos huéspedes no previstos -un sinuoso político italiano en busca de un encuentro con el banquero alemán desconocedor de su comprometida situación y una joven rusa allí abandonada tras la imprevista y aparatosa escala en yate de sus vulgares y prepotentes acompañantes-, mientras las desgracias y los cadáveres se acumulan y los invitados, sometidos a una creciente tensión, pugnan por mantener las apariencias, el privilegiado escenario adquiere resonancias de El ángel exterminador. Si bien a diferencia de la película de Luis Buñuel, Villa Metaphora no culmina con una expresión surrealista sino que acaba equiparada al cine de catástrofes cuando el volcán que ha conformado la isla entra en erupción el séptimo día.

Y es que la acción en la novela se distribuye a lo largo de siete días -como la creación pero a la inversa-, cada uno con su correspondiente capítulo. Se trata, con mucho, de la más extensa de Andrea de Carlo, autor acostumbrado a moverse en las distancias medias, quien se vale del contexto de cada personaje y de su interacción con los otros, además del escenario, para dar rienda suelta a sus ideas, filias y fobias -llamativas, por ejemplo, sus invectivas, sin nombrarle, contra otro escritor italiano contemporáneo al que no resulta difícil reconocer-, a su visión de la vida en la actual sociedad occidental. Así, los ilustres invitados se asocian al mundo de la empresa, de las finanzas, de los medios de comunicación, de la industria del entretenimiento, de la política, lo que permite al autor destapar sus contradicciones y miserias. Es un móvil recurrente en la obra de De Carlo el desnudar la prepotencia de los supuestos triunfadores de nuestra sociedad dejando al descubierto su condición acomplejada e hipócrita, mientras sus héroes -anti-héroes, más bien- desafían las convenciones, se rigen por sus propias motivaciones en lugar por aquellas que les son impuestas y que vienen a priori juzgadas como sensatas, siempre dispuestos a obedecer a su instinto.

En las más de novecientas páginas de Villa Metaphora el escritor italiano se despacha a gusto a partir de los contrastes de sus personajes: el sofisticado y cosmopolita arquitecto originario del norte de Italia que invierte todo su futuro en el más remoto enclave de la Italia meridional, el desdén, la incomodidad y la vaga sensación de amenaza que el zafio pero adinerado grupo de rusos suscita en los invitados occidentales, el parlamentario confinado en el resort por accidente que despierta el sentimiento anti-político a su alrededor, la prepotencia del banquero que se empeña en acceder y en salir de la isla en helicóptero sin reparar en los riesgos que ello comporta, el cinismo y el oportunismo de la periodista que se alimenta de la misma carroña que detesta. Las debilidades de carácter y los juegos de poder de los invitados salen a relucir a la menor ocasión mientras que la salvación queda al alcance sólo de los caracteres más desinteresados o de aquellos a los que, pese a su éxito aparente, cabe considerar víctimas del sistema.

Narrada en una tercera persona que transmite el efecto de una primera a medida que la visión de los hechos se traslada de un personaje a otro, que facilita las digresiones y la revelación del mundo interior de cada protagonista, de modo que el personaje narrador se refiere a sí mismo por su nombre, la metáfora a la que alude el título y que da nombre al complejo de vacaciones se erige en la gran protagonista de la novela: la decadencia de una sociedad occidental que tiembla bajo nuestros pies y el temor a que, víctima de sus contradicciones y excesos, de su creciente enajenación y falta de sentido común, acabe por implosionar a la vista de todos. Tras su conclusión, la impresión de que la extensión de Villa Metaphora responde a un reto consciente por parte del autor no se disipa del todo y aunque sus recursos tensados al límite consiguen que el interés no decaiga persiste la duda de si hubiera podido reducirse en alguna medida.

Autor de más de una veintena de novelas, Andrea de Carlo es un gran desconocido en España. El éxito de Tren de nata, su ópera prima, despertó allá por los primeros años noventa, algún interés en nuestro país y sus primeras obras fueran publicadas aquí sin que ninguna de las editoriales que entonces apostara por él le concediera continuidad. Aunque parece ya un poco tarde para llenar el vacío sirva esta reseña para aventurar que podría haber encontrado un público suficiente.

Esta reseña está también disponible en el número de mayo de la revista digital agitadoras

jueves, mayo 02, 2019

Magna Carta - Two old friends

Hoy han operado a una amiga a la que siempre he relacionado con esta canción. Y el lunes es el turno de quien mencionó a este grupo en este blog. Sirva la canción como deseo de un completo restablecimiento de ambos. 


Dos viejos amigos míos
Les vi justo ayer
Estaban allí
Pero tuve la sensación
De que se habían ido
Uno del otro
Ya que yo estaba solo
Matando el tiempo
Un desconocido en el
silencio de su compañía

Dos viejos amigos míos
¿Es esto todo lo que la vida ha dejado de vosotros?
¿Quién se llevo las risas y los momentos
En los que dijimos lo que haríamos
Cuando hubiéramos crecido
Y estuviéramos listos
Para tomar el mundo con una canción?
Pero ahora la melodía es una  
que no lográis recordar

¿Quién perdió la razón
Para estar juntos?
¿Quién dice que el dinero no llegará?
Una vez fue amor
Y viviremos con lo puesto
Pero no conceden hipotecas
Sobre un castillo en el aire

Dos viejos amigos míos
Un grifo que gotea
Y una vieja silla rota
Y si leo entre líneas
Alguien está solo
A alguien no le importa
Si mañana toda ha acabado
Porque mañana ya ha sido y se ha ido
Como un pájaro
Que no tiene hogar

lunes, abril 29, 2019

claros

Pese a la amenaza de fuerte tormenta


se abrieron grandes claros

jueves, abril 25, 2019

algo no hemos hecho bien


Sacar a Franco del Valle de los Caídos mientras sus ahijados entran en el Congreso de los Diputados por la puerta grande.


lunes, abril 22, 2019

pico naranja / orange beak

Nunca había visto un estornino negro con el pico naranja.



I'd never seen a black starling with an orange beak before.

jueves, abril 18, 2019

Bilbao Song

...y el zumbido, el martillo,
la competencia de las vagonetas,
todo rodeando aquel Bilbao absurdo
con aire medio inglés y derrotado,
ciudad para vivir, para beber,
si no le llevan los demonios, oiga,
y tanto ruido junto
para nada,
tanta muerte en la guerra
y la perdieron,
tanto placer, y sólo por diez duros."

Bilbao Song (fragmento), del libro Algo sucede, 1968, José Agustín Goytisolo

lunes, abril 15, 2019

añoranza / longing

No es habitual que un pueblo exprese añoranza por la monarquía ahí donde se ha instaurado la república.



It's unusual for the people to long for a monarchy there where a republic has been set up.

jueves, abril 11, 2019

tormenta / storm

Ni un sólo vaso de agua española sin su correspondiente tormenta.


Not a single Spanish teacup without its own storm.

martes, abril 09, 2019

Phil Ochs - When I'm gone

Fue el más contestario y consecuente de la hornada de cantantes de folk que surgió en Estados Unidos en los años 60. Hoy, 9 de abril, se cumplen 43 años de su suicidio a la edad de 36 años.




No hay lugar en este mundo al que perteneceré cuando me haya ido
Y no sabré distinguir el bien del mal cuando me haya ido
Y no me encontrarás cantando esta canción cuando me haya ido
Así que supongo que tendré que hacerlo mientras esté aquí

Y no sentiré el flujo del tiempo cuando me haya ido
Y los placeres del amor no serán míos cuando me haya ido
Mi pluma no verterá una línea de lírica cuando me haya ido
Así que supongo que tendré que hacerlo mientras esté aquí

Y no respiraré el aire vigorizante cuando me haya ido
Y no podré siquiera preocuparme de mis asuntos cuando me haya ido
No se me pedirá que ponga de mi parte cuando me haya ido
Así que supongo que tendré que hacerlo mientras esté aquí

Y no estaré corriendo para protegerme de la lluvia cuando me haya ido
Y ni siquiera podré sufrir el dolor cuando me haya ido
No podré decir a quién alabar y a quién culpar cuando me haya ido
Así que supongo que tendré que hacerlo mientras esté aquí

No veré lo dorado del sol cuando me haya ido
Y las tardes y las mañanas serán lo mismo cuando me haya ido
No podré cantar más alto que las armas cuando me haya ido
Así que supongo que tendré que hacerlo mientras esté aquí

Todos mis días no serán bailes de gozo cuando me haya ido
Y las arenas se estarán desplazando de mi vista cuando me haya ido
No podré sumar mi nombre a la pelea cuando me haya ido
Así que supongo que tendré que hacerlo mientras esté aquí

Y no estaré riéndome de las mentiras cuando me haya ido
Y no podré plantearme cómo o cuándo o por qué cuando me haya ido
No podré vivir lo bastante orgulloso para morir cuando me haya ido
Así que supongo que tendré que hacerlo mientras esté aquí

No hay lugar en este mundo al que perteneceré cuando me haya ido
Y no sabré distinguir el bien del mal cuando me haya ido
Y no me encontrarás cantando esta canción cuando me haya ido
Así que supongo que tendré que hacerlo, supongo que tendré que hacerlo, supongo que tendré que hacerlo mientras esté aquí

sábado, abril 06, 2019

/

palabras mayores



big words

martes, abril 02, 2019

primavera / spring

Media España, da igual cuál, le tiene alergia a la otra media.




One half of Spain, doesn't matter which, is alergic to the other half.

sábado, marzo 30, 2019

estorninos / starlings

Ya están, otro año más, los estorninos negros preparando el nido. Se encarga el macho y así atrae a la hembra. Mi duda es si estos que veo ahora son los mismos que nacieron aquí el pasado año.




One more year, the black starlings are already nesting. It is the male that takes care, this way it attracts the  female. I wonder whether these that I see now are those that were born here last year.

miércoles, marzo 27, 2019

patraña / humbug

El de mentira va a quedar pronto tan gastado y hueco que ¿no habría que ir desempolvando el término patraña?



That of lie is soon going to look so wasted and hollow that shouldn't we start dusting off the word humbug?

domingo, marzo 24, 2019

huevo mágico II / magic egg II


¿El .huevo?: Blanco, y mágico. Siempre.


dedicado a Nadie en particular


jueves, marzo 21, 2019

más pimientos


-!Me importa un pimiento!
-Ah... ¿verde, rojo o amarillo?

domingo, marzo 17, 2019

miércoles, marzo 13, 2019

Greta Thunberg

"La vieron comiéndose un moco"
"Se llevó una piruleta de fresa sin pagar"
"No me prestó su goma de borrar" (Escalofriante testimonio de una compañera de colegio)
"Odia los guisantes y la coliflor"
"Se quedó con media corona que le devolvieron de más"




Los medios de la carcundia tratando de desacreditar a Greta Thunberg

domingo, marzo 10, 2019

Más crisis



Le dicen crisis cuando todo lo que dabas por sentado se levanta.

miércoles, marzo 06, 2019

Comfort me - Sparklehorse

Won't you come to comfort me? / ¿No vendrás a consolarme?

Hoy, 6 de marzo, se cumplen nueve años del suicidio de Mark Linkous (Sparklehorse)





En su día escribí un breve texto como homenaje para espacioluke

domingo, marzo 03, 2019

jueves, febrero 28, 2019

exageración


!Cómo molará cuando nos podamos bañar en la playa en febrero! Ya falta menos. A lo mejor os parece un poquito exagerado, ¿no? Vale, tenéis razón. En el Cantábrico habrá que esperar hasta marzo.

lunes, febrero 25, 2019

viernes, febrero 22, 2019

campo minado


Confiemos, crucemos los dedos porque no hay ningún atentado terrorista islamista en España en los próximos dos meses, o tres.

martes, febrero 19, 2019

Rafael Cadenas

Es recio haber gastado días, meses, años en defenderse sin saber de quién. Recio no poder ver el rostro del que asedia. Recio ignorar lo que nos devasta.

Detenido, no sé dónde, mas es un hecho que estoy detenido. Llevo años en el mismo lugar, al fondo. ¿Vivo? Funciono, y ya es mucho.

Es como si amáramos. Es como si sintiéramos. Es como si viviéramos.
Esto fatiga. Hasta se ansía un error. Puede que al equivocarse los actores rocen la verdad.

¿Dónde estabas tú a mi lado?

He vivido
cediendo terreno
hasta quedarme con el necesario
-un área invicta.
de nadie,
que un desconocido reclama.

...No manejo al hombre en que me conviertes. Aún ayer yo era su dueño y ya empieza a vivir para sus razones, a volverme caudal de sus ojos, a obedecerle en su desarmada tarea.

jueves, febrero 14, 2019

urnas


Más que hablar, las urnas carraspearon.

lunes, febrero 11, 2019

Visión de Bilbao

Descripción de Bilbao en 1992 por parte de una adolescente madrileña.


jueves, febrero 07, 2019

hacha / axe

-¿Dónde está el hacha? Lo había dejado aquí... !Pewitt! ¿Has cogido tú el hacha?... ¿Pewitt?



-Where is the axe? I left it here… !Pewitt! ¿Did you take the axe?... Pewitt?

domingo, febrero 03, 2019

Peace Of Mind - Blue Cheer (Psychedelic Masterpiece 1969)



Paz mental es la traducción literal. Se podría traducir también cono tranquilidad de espíritu, tener la conciencia tranquila.

jueves, enero 31, 2019

uniforme

Cuando los fascistas vestían uniforme todo era más evidente.




When fascists wore uniform everything was more evident. 

lunes, enero 28, 2019

Pastel de nirvana, Kepa Murua

¿Qué es esto que nos sucede? El verso inicial del poema El Espejo encapsula el espíritu que anida en Pastel de nirvana, el último poemario de Kepa Murua, publicado por Cálamo el pasado año, en el que el autor de Zarautz, desde la madurez indaga en perspectiva sobre los vericuetos de la existencia, de la vida cotidiana, con una mirada de extrañeza. Así, el tono blanco que domina en las cubiertas del libro sugiere una mirada limpia, que no ingenua.

Soledad, añoranza, deseo, paso del tiempo, integridad, identidad, son objeto de la curiosidad del poeta, sin desdeñar aspectos más tangibles que forman parte de su entorno: la ciudad en la que vive, el paso de las estaciones, la presencia del mar, los fenómenos naturales, o incluso de corte socio-político: la clase dirigente, los jóvenes expatriados.

Pero es a la relación entre seres humanos, en especial a la sentimental, de pareja, tan elusiva como preciosa a la que Murua regresa una y otra vez, sin olvidar la que le une a sus padres ya mayores, a sus amigos -y enemigos- o a la que autor mantiene consigo mismo, con sus principios y su actitud hacia los demás.

Murua no ofrece tanto respuestas como certeros interrogantes y ocasionales hallazgos, valiéndose de una ambivalencia lúcida, de una penetrante observación desde una óptica autobiográfica -se interpela también sobre su condición de poeta.

Sirviéndose de una primera persona que en ocasiones muta en segunda, que interpela y es interpelado, a través de un lenguaje nítido, asequible en apariencia, brinda al lector un pastel de nirvana de sabor agridulce que reconforta y sacia. 




¿Cómo se llaman hoy / esos que ya no me acuerdo? / ¿Seguirán diciendo / que la amistad es sagrada?

de Los amigos

Otro día que no pasa nada / es dejar que pase el tiempo / sin profundizar en el fracaso / en el vacío de las palabras / que utilizamos a diario.

de Otro día que no pasa nada

Mi ciudad no aparece en los libros de arte. / Ni se compara con otras. / Sus fotografías no se venden. / Sabe perdonar al que lo necesita / y olvidar al que no viene. / Parece que te golpea nada más verte / aunque te cobije más tarde.

de Mi ciudad

La poesía, como la vida, es eso que no se sabe / lo que es, pero se vive intensamente.

de Autorretrato con tele sin voz

viernes, enero 25, 2019

olas / waves

Ya no hay olas de frío, si acaso esporádicas olas de invierno.



There are no more cold waves but random winter waves.

martes, enero 22, 2019

Abel y Caín

Abel mató a Caín.



Abel killed Cain.

viernes, enero 18, 2019

twilight dream



Uno de esos sueños crepusculares que mencionaba Kevin Ayers en su canción (ver entrada del 6 de enero)


lunes, enero 14, 2019

A medida que uno se hace mayor se va quedando sin disfraces con los que disimular su impotencia.



As one grows old runs out of costumes for hiding the powerlessness.

jueves, enero 10, 2019

Perorata del insensato, Miguel Sánchez-Ostiz

Atrincherado en la noche en un palacio abandonado en el que pasara largas temporadas interno cuando servía de manicomio, rodeado por efectivos de la Guardia Civil, Juan García Inoria, alias Juanito Pastillitarojigualda, desgrana los principales acontecimientos que han marcado su vida con la momia de una monja que en su día atendió el centro como interlocutora. Tal es la premisa de Perorata del insensato, la novela del veterano escritor navarro Miguel Sánchez-Óstiz, editada por Pamiela Etxea en 2015.

Las doble condición del protagonista que define su trayectoria ha sido la de loco y la de pintor. Con la primera nos adentramos en las circunstancias de las personas que sufren una enfermedad mental vista desde la parte más vulnerable: su dificultad para encajar en el entramado familiar, los encerramientos en psiquiátricos, el ambiente que en ellos se vive y las relaciones que allí se establecen, las jerarquías, la labor de los profesionales que velan por la salud mental incluidos sus abusos de autoridad, las monjas que cuidan a los enfermos, como fue el caso de sor Hilda cuya momia se ha procurado como compañía.

Juan García Inoria se explaya también sobre su vocación como pintor y su ambición por desarrollar una carrera profesional y obtener el éxito en Madrid, donde viviría largas etapas de su vida. Ello le da pie a describir, con una visión ácida y descacharrante, la evolución del mundillo artístico y cultural de la capital desde los años ochenta hasta la actualidad, no exenta de cierto morbo al no ahorrar el autor los nombres de algunos de sus integrantes.

El fresco que resulta de la perorata del insensato es el de una sociedad desquiciada, cínica, oportunista y traicionera, asentada en la impostura, en la que el loco se revela como el personaje más coherente, cuyo destino no parece otro que introducir el dedo en la llaga y ser condenado.

Es el de Juan García Inoria un monólogo alucinado, disparatado, libre, inventivo en la expresión y muy socarrón, que lo mismo recurre a anglicismos derivados en casticismos, que se vale del argot taurino -las críticas despiadadas que recibe por parte de personajes influyentes del mundo artístico que buscan destruirle las denomina “rejón”.

Nos ilustra también sobre sus amoríos, siempre en clave de “amor fou”, y sus repetidas escapadas del psiquiátrico, como aquella en la que acaba trabajando en un circo. Es el suyo un monólogo-diatriba que apela a la complicidad del lector, dado lo inverosímil de sus circunstancias y la frenética sucesión de sus altos y bajos. Así, el protagonista lo mismo se enriquece al tocarle la lotería que es dado por muerto lo que le permite procurarse una nueva identidad como ciudadano argentino.


Es el propio autor quien en el epílogo ofrece claves para posicionarse ante la novela, la cual emparenta con la tradición del teatro de guiñoles -en el suyo no queda títere con cabeza-, con la sátira y el esperpento, marcando distancias entre autor y narrador, haciendo también explícitas sus referencias musicales, literarias y pictóricas, las cuales se filtran en el texto, transformando una obra de poso amargo en una fiesta del sinsentido burlesco.

Habrá a quien 348 páginas de exaltado monólogo le parezcan muchas, al menos en los tiempos que corren, y habrá también quien encuentre cierta resistencia para progresar en la primera parte de la novela al girar los acontecimientos en una clave más personal, en comparación a la segunda en la que la trayectoria artística del protagonista adquiere mayor relevancia y gracias a sus inquietudes y al entorno en que se mueve, permite al lector encontrar más asideros.

A quienes persistan Sánchez-Óstiz les brinda una despiadada crítica de la España nueva rica, sin valores más allá del medrar y el acomodarse al sol que más calienta que JGI, en su inconsciencia o, más bien, en su tozuda consecuencia como artista libre y comprometido atraviesa como un estilete pagando el inevitable peaje por ello, de ahí su imperiosa necesidad de explayarse y de justificarse. Finalizada la lectura uno concluye que, más que la de un insensato, ha leído la perorata de un insumiso.

Esta reseña está también disponible en el número de enero de agitadoras

domingo, enero 06, 2019

Kevin Ayers- All This Crazy Gift of Time

Todos mis rubios y crepusculares sueños
Todas aquellas estrategias de futuro asfixiadas
Todos esos vasos de vino vaciados
Todo este loco regalo que es el tiempo





jueves, enero 03, 2019

Un deseo para 2019 / A wish for 2019

Que se ponga más énfasis en las causas del malcontento que amenaza a las sociedades occidentales que en sus posibles efectos, por temibles que estos sean.



That the emphasis is placed on the causes of the malcontent that permeates the Western societies rather than on its effects, no matter how ominous these may be.